Jesús Sepúlveda, coordinador del Espacio Solidario de Semfyc

“Hacer cooperación amplía tus horizontes, te hace elevar la mirada”

El vicepresidente de Semfyc explica el peso de este espacio en el congreso anual
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
11 may 2018 - 14:35 h
|

“En algún momento de nuestra vida profesional un médico de familia tiene que hacer cooperación”

“Nos hace ver en primera persona que los factores sociales y económicos son básicos en la salud”

El 38 Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) tiene un espacio especial para hablar de solidaridad. El vicepresidente de la sociedad científica y también coordinador de este apartado explica todos los detalles.

Pregunta. ¿Cuál es la trayectoria de Semfyc con este Espacio Solidario?

Respuesta. Es el octavo año que hacemos dentro del Congreso de la Semfyc el Espacio Solidario. Lo empezamos en 2011, en Zaragoza, y hemos seguido en Bilbao, Granada, Canarias, Gijón, Coruña, Madrid y este año Barcelona.

P. ¿Qué peso tiene en el Congreso?

R. Fue una iniciativa de la Junta de Semfyc. La junta directiva lo ha mantenido. Es un espacio nuclear, uno de los importantes del congreso y damos la oportunidad de que médicos de familia, residentes de médicos de familia y médicos de familia senior nos cuenten sus proyectos solidarios.

P. ¿Cómo se estructura?

R. Este espacio tiene distintos apartados. En una de ellas, en función de la comunidad en la que se celebre, damos oportunidad de que se cuente un proyecto propio de esa comunidad que tenga que ver con atención a colectivos vulnerables. Este año en Barcelona se habla del derecho de las poblaciones vulnerables a la salud, por ejemplo. En concreto, un proyecto que se lleva desde Cataluña sobre erradicación del piam, que es una enfermedad tropical.

Una segunda parte cuenta proyectos que estamos haciendo en Semfyc. Unos años hemos hablado de la acción de la sociedad científica contra el decreto del gobierno 16/2012, que limita el acceso a la sanidad de las poblaciones más vulnerables, en el que Semfyc lideró la objeción de conciencia de muchos profesionales sanitarios y no profesionales sanitarios en contra del decreto.

En otros momentos se han comentado los proyectos con los que Semfyc ha colaborado a partir del 0,7 por ciento de su presupuesto, en lugares como los campos de refugiados saharauis, Bolivia, etc.

Una tercera parte que es el más amplio, en el que abrimos todos los años convocatoria a socios y no socios en el que pueden presentar experiencias de cooperación. Cada vez tiene más éxito. Los primeros años recibíamos algunos proyectos. En este de Barcelona hemos recibido 15 y se presentan cinco.

P. ¿Y la asistencia?

R. La participación de asistentes también ha crecido. En los primeros contamos con cincuenta personas, y en las últimas convocatorias más de cien que han asistido a la sesión. Vemos que el interés va aumentando y que los proyectos

Planteamos el espacio como un viaje con el mapamundi en mano. Se cuentan proyectos de médicos que han participado en iniciativas en Senegal, Congo, Haití, India. Es una especie de viaje atendiendo a los colectivos más desfavorecidos. Es muy bueno ver también la ilusión con la que médicos de familia y residentes participan en estos proyectos. La experiencia es muy, muy positiva y se sigue apostando por ello.

P. En un congreso rejuvenecido, con una gran presencia de residentes, la sensación es que los jóvenes tienen una gran sensibilidad hacia estos temas...

R. Así es, se palpa en el ambiente un porcentaje muy alto de gente joven, con una visión de la medicina de familia muy humanista. Somos especialistas en personas y estamos especialmente implicados en aquellos que más necesitan nuestra atención.

Cualquier médico de familia en algún momento de su vida profesional tiene que participar en proyectos de cooperación.

P. ¿Cuál es su experiencia en este campo?

R. He estado en Togo, en Ruanda, participo todos los años en proyectos en Tanger, en Bolivia. Es algo que completa nuestra esencia como médicos de familia.

P, Una experiencia que seguramente hace que se vuelva a la consulta con otra visión distinta...

R. Totalmente. Amplía los horizontes, te hace elevar un poco la mirada y confirma que gran parte de la salud tiene que ver con los determinantes sociales. Influye mucho en la salud el lugar en el que nacemos, las condiciones económicas, mucho más que otros factores.

También se presentan proyectos en el llamado cuarto mundo

Cada vez más. Este año se presenta un proyecto en un centro de voluntariado con mujeres víctimas de trata. Un proyecto que se está llevando a cabo en Madrid y que presenta una médico de Madrid. Hay iniciativas con gente de la calle muy interesantes en Galicia. Hay muchos.

Tener este espacio es parte del alma de la Semfyc.

P, ¿Está al alcance de los médicos de familia realizar algún proyecto de cooperación?

R. Dependiendo de la unidad docente en la que estén los residentes se pueden facilitar rotaciones externas, por ejemplo. En el caso por ejemplo del apoyo de Semfyc a los campos de refugiados saharauis una de las condiciones que pusimos es que se facilitara que algunos residentes participaran en el proyecto.

Los médicos jóvenes cada vez participan más en proyectos. Estamos en un mundo en el que las distancias son más cortas.

Con más experiencia, muchos de nosotros también dedicamos habitualmente una parte de las vacaciones. Es cuestión de contactar con alguna ONG. Curiosamente la gente que más proyectos presenta lo hace con pequeñas organizaciones. Semfyc, por ejemplo, tiene una colaboración estrecha con Médicos del Mundo, pero en general los médicos de familia somos “buscavidas” y la gente colabora en muchos países.

Twitter
Suplementos y Especiales