Los farmacéuticos colaboran activamente ante la epidemia de gripe de este invierno

Herramientas
Madrid
|
27 ene 2017 - 13:00 h
|

¿Cuál es el lugar donde va un paciente que se encuentra mal o cree que tiene gripe? La respuesta es que primero, a la farmacia. Sobre todo, después del colapso de hospitales y centros de salud con la elevada incidencia que ha tenido este invierno y que ya se considera una epidemia. En el caso de la Comunidad de Madrid, el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos agradeció la colaboración del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid por la difusión de miles de carteles y folletos en las 2.854 farmacias de la comunidad.

Según explicó el consejero, en el marco de la presentación de la Valoración, Situación y Medidas del Plan de Contingencia Gripe 2016-2017, la incidencia de la gripe ha sido en torno a un 63 por ciento superior que la registrada en el mismo periodo de 2016 (del 9 al 15 de enero).

Los farmacéuticos se alegran de este reconocimiento, aunque Luis Panadero, vicepresidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid recuerda que “no estamos haciendo nada diferente de lo que es habitual respecto a otros años”. Entonces ¿cómo colaboran cada año los boticarios? Ante un paciente que muestra una serie de síntomas, los farmacéuticos se encargan de orientar si van en relación con la gripe o corresponden a un simple resfriado. Así, explica Panadero que “los síntomas de diferencian tanto por el modo de aparecer la enfermedad, los dolores articulares, el decaimiento general, la duración del proceso, etc.”.

Lo que el farmacéutico aporta es mucho, recuerda el vicepresidente del COFM, “hay que tener en cuenta el conocimiento que el boticario tiene de sus propios pacientes, permite que ante una sospecha de grupo en un paciente con una enfermedad de base, ya sea un mayor enfermo crónico o un niño”. Esto permite derivar inmediatamente al médico por si hay que hacer otro tipo de seguimiento o tratamiento más concreto, añade Panadero. Además, recuerda que en el seno del Acuerdo Marco con la Consejería, ya se han desarrollado dípticos donde inciden en el uso adecuado de los antibióticos, “está en el papel sanitario del farmacéutico hacer ver a ese paciente que no lo necesita y si es el caso, derivar al médico para que valore y prescriba”, aclara.

Twitter
Suplementos y Especiales