Crece la conciencia en el uso responsable de analgésicos

Así lo revelan los resultados de un estudio de Ferrer sobre la percepción de los españoles del umbral del dolor
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
21 jul 2017 - 11:40 h
|

Según el “Estudio sobre cómo los españoles percibimos el umbral del dolor”, impulsado por Ferrer en el marco de una serie de acciones divulgativas que tienen por objeto apoyar a su marca Gelocatil, el 50 por ciento de los hombres reconoce que las mujeres tienen una mayor resistencia y lo soportan más que ellos. Sin embargo, a ojos de las propias mujeres la capacidad que tienen de soportar el dolor aún es mayor ya que el 78 por ciento tienen la percepción que el sexo femenino es más fuerte y más sufrido. De hecho, solo el 2 por ciento opina que los hombres tienen más aguante.

La encuesta también refleja, en un baremo del 1 al 10, cuánta intensidad de dolor somos capaces de tolerar las personas. Las mujeres dicen un 6.4 y los hombres un 5.9, situándose el umbral del dolor de las mujeres ligeramente por encima. Frente a esta situación, ambos sexos manifiestan tener un comportamiento responsable porque solo se toman un analgésico una vez han superado el umbral del dolor (7 sobre 10).

“De estas cifras se desprende que las personas son cada vez más conscientes de la necesidad de hacer un uso responsable de los analgésicos que son medicamentos muy útiles para el dolor leve y es importante tomarlos solo cuando sea necesario”, explica el doctor Emilio Gil, director médico de Laboratorios Ferrer. La farmacéutica ha realizado esta encuesta online a nivel nacional con una muestra de 800 personas.

Información para boticario y paciente

Este estudio de 2017 es el segundo que realiza esta compañía farmacéutica en el ámbito del dolor y se suma al que presentó el anterior año y que llevaba por título “I Estudio sobre el Dolor Leve”. Con estas acciones Ferrer demuestra su compromiso con la divulgación de información útil para el consumidor y el farmacéutico.

El dolor es necesario para la supervivencia, es una señal de alerta que nos ayuda a diagnosticar un problema. Sin embargo a nadie le gusta sufrirlo ya que resulta muchas veces incapacitante para desarrollar la vida profesional y cotidiana. En la encuesta, los españoles afirman que el dolor condiciona primero las actividades de ocio que el trabajo en su ámbito laboral. A la hora de disfrutar del tiempo libre el dolor entorpece en un 6 sobre 10, en cambio la afectación se reduce en un 5 cuando se trata de las obligaciones del día a día. Se puede interpretar que el compromiso con el trabajo o el miedo a perderlo estimulan hombres y mujeres a acudir a sus puestos aunque no se encuentren del todo bien.

En cuanto a la frecuencia, la mayoría de los encuestados, 6 de cada 10, prefieren un dolor suave pero persistente en el tiempo ante un dolor muy agudo y puntual porque quizá es más llevadero y les permite continuar con su vida diaria.

La edad y el dolor

La edad también es un factor a tener en cuenta cuando se habla de dolor, tal como refleja este estudio.

El 63,5 por ciento de las personas afirman que con los años lo aguantan más respecto a cuando eran jóvenes porque, o bien, han perdido el miedo que tenían durante su juventud ante sensaciones desconocidas y dolorosas (41,5 por ciento) o se han acostumbrado a vivir con él (dolor crónico) incorporándolo en su vida cotidiana (38,9 por ciento).

Cabe destacar que no todos los dolores son iguales. Haciendo referencia a la tipología de dolor, las muelas se identifican como lo más doloroso para la mayor parte de las personas, así lo han afirmado un 56,8 por ciento de los entrevistados en el estudio de Ferrer.

Le siguen, pero a bastante distancia, el dolor de cabeza 38,3 por ciento y el dolor de oído 34,7 por ciento. En la comparativa por sexos, los hombres continúan percibiendo como más insoportable el dolor de muelas, mientras que las mujeres soportan peor el dolor de cabeza, de oído o la infección de orina.

Twitter
Suplementos y Especiales