Innovación e impacto en salud bajo el paradigma de eficiencia y sostenibilidad

La doctora Julie Gerberding, vicepresidenta ejecutiva de MSD, lideró un debate sobre oncología, vacunas y antibióticos
Herramientas
Barcelona
|
16 mar 2018 - 15:18 h
|

Cinco son las grandes tendencias a nivel global con un impacto decisivo en la salud: el envejecimiento poblacional, los movimientos hacia zonas urbanizadas, el cambio climático, la conectividad mundial y el conflicto social. Así lo definió la doctora Julie Gerberding, vicepresidenta ejecutiva y directora de Pacientes, Comunicación Estratégica, Política Pública Global y Salud Poblacional de MSD.

La Cátedra Extraordinaria de Salud, Crecimiento y Sostenibilidad MSD-UIMP congregó a un panel de expertos para debatir el futuro de los grandes retos en salud, que, según la experta, se agrupan en torno a cinco patologías: enfermedades cardiometabólicas, cáncer, enfermedades infecciosas, neurodegenerativas y desordenes de la salud mental.

“Tenemos la responsabilidad de abordar los grandes problemas de la salud poblacional a través de colaboraciones público-privadas para cosechar la ciencia de la que disponemos”, apuntó Julie Gerberding durante la inauguración de dicho encuentro en el que participaron expertos de diversas áreas del sector sanitario.

La sesión fue inaugurada por el presidente-director general de MSD en España y Portugal, Ángel Fernández y la directora de la UIMP Barcelona Centre Ernest Lluch, María José García Celma. Fernández señaló que “incoporar la innovación de forma sostenible en nuestro Sistema Sanitario requiere de un diálogo y una cooperación continua por parte de todos los agentes implicados y de nuevos modelos que faciliten una mayor eficiencia en la toma de decisiones”. Desde el sector público, David Elvira, director general del CatSalut, hizo hincapié en la necesidad de establecer un acuerdo financiero con la participación de todos los stakeholders implicados, incluidos los pacientes. “Tenemos la obligación de invertir en innovación y garantizar la accesibilidad con unos costes recompensados a través de resultados”, precisó Elvira. Bajo esta premisa, se puso de manifiesto la necesidad de “trabajar de forma más cooperativa entre gobiernos”, replicó Gerberding.

Por otro lado,Fernando Carballo, presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme), insistió en la necesidad de fomentar la innovación para incrementar la calidad de la salud bajo un diálogo sinérgico con la industria y poder así “compartir los planes de responsabilidad social en prevención y cuidado de la salud”. Una de las crecientes amenazas en las que precisamente hace falta prevención es la resistencia antimicrobiana y como reclamó Juan Pablo Horcajada, de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), “estamos esperando no solo a la industria, sino también a los gobiernos, asociaciones y a todos los implicados para trabajar conjuntamente”.

Como especialista en enfermedades infecciosas, Julie Gerberding recomendó potenciar el uso de vacunas en animales y expresó su preocupación acerca de un inadecuado tratamiento de los pacientes, muchos de los cuales “están siendo tratados con cantidades de antibióticos inferiores a las adecuadas”.

César Nombela, director de la Cátedra MSD-UIMP y moderador del debate, también puso de manifiesto la urgencia de “nuevos abordajes para combatir las enfermedades infecciosas”.Asimismo, José María Martín Moreno, consejero de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS),reiteró que es ahora cuando disponemos de los mejores recursos y sin embargo “no prevenimos lo que puede ser prevenible”.

Jordi Nicolás, de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), insistió en que “la implementación de los Programas de Optimización de uso de Antimicrobianos (PROA) debería ser obligatoria en todos los hospitales a nivel mundial”

Sobre cáncer y biomarcadores, desde la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Ramón Colomer incluyó el big data como protagonista para “encontrar tratamientos mejores y más precisos”, lo que permitiría definir tratamientos hechos a medida del paciente, pero sin “discrimar otras variables” en el escenario como matizó la doctora Gerberding.

Desde el lado del paciente, Natacha Bolaños de la Lymphoma Coalition Europe, manifestó que todos estos cambios no son posibles sin incluir a sus principales actores. “Los pacientes tenemos el reto de provocar y ser parte del cambio”, para lo que se debe tener en cuenta su calidad de vida. “Debemos entender la salud como un todo”, argumentó.

No queda duda de que tenemos que buscar una salud innovadora, equitativa y de calidad para lo que, como remarcó a modo de conclusión la doctora Gerberding, “debemos asegurarnos de tener medicamentos seguros, efectivos y asequibles lo más rápido posible y para cualquiera que los necesite”.

Twitter
Suplementos y Especiales