Los socialistas rechazan las medidas sanitarias por “falta de credibilidad”

El PSOE tacha de “poco creíble y muy genérico” el acuerdo suscrito por PP y C´s para formar Gobierno
Herramientas
Madrid
|
02 sep 2016 - 13:30 h
|

Si Gabriel García Márquez fuese el encargado de escribir estas líneas su titular serviría para hacerle un homenaje a su novela ‘Crónica de una muerte anunciada’. Desde hace días, y a pesar de la desconexión estival, la mayoría de ciudadanos ya sabía que Mariano Rajoy no sería hoy presidente. Y mientras la madeja se enreda buscando culpables e inocentes o buenos y malos, lo nuclear continúa desamparado. Hace más de un año que la sanidad no recibe nuevas legislaciones o revisiones de las existentes y los fondos económicos ministeriales viven sus estertores. La semana pasada no sólo se evaluaba la pertinencia o no de que La Moncloa conserve a su último inquilino, sino una batería de 150 medidas de las cuáles diez son exclusivamente sanitarias. Poco espacio hubo en el Congreso de los Diputados para estas últimas pero los mentideros de la Carrera de San Jerónimo sí que dejaron claro cuáles son las diferencias existentes.

El principal escollo para apoyar o permitir que estas medidas salgan adelante es la “falta de credibilidad”. Jesús María Fernández, ex portavoz de Sanidad en el Congreso, explicó a EG que el texto es un “acuerdo de decoración para que Ciudadanos pueda justificar su apoyo al Partido Popular pero que de contenido y credibilidad tiene muy poco”. El análisis de Fernández se sustenta bajo el argumento de que “el partido que ha recortado tanto en materia sanitaria, que ha incluido copagos tras decir que nunca lo haría no da la confianza necesaria”. Asimismo, critica que el documento carece de coherencia. “No se pueden recuperar los niveles de la inversión sanitaria precrisis cuando el apartado fiscal habla de rebaja de impuestos y no hay reforma progresiva”, afirma.

Esta última idea la rechaza de plano Rubén Moreno, ex secretario general de Sanidad y portavoz adjunto de Sanidad por el PP en la legislatura fallida. “Los cálculos existen”, dice. Tanto el Partido Popular como Ciudadanos aseguran que se han previsto unos ingresos de 29.000 millones de euros y se han proyectado 28.500 para inversiones, entre ellas la per cápita. “El crecimiento es fundamental y por eso el PP estaba interesado en resolver el tema del acuerdo en materias tan importantes como el crecimiento económico y el empleo”, asegura Moreno. En el último trimestre España creció al 0,8 por ciento, cifra que aseguraría los ingresos si se mantiene.

Junto a la inversión per cápita, otra de las discrepancias se sitúa en la modificación del copago farmacéutico. Según el portavoz de Sanidad de Ciudadanos, Francisco Igea, la oposición de los socialistas en este apartado es incomprensible. “Este aspecto es clavado al del acuerdo con el PSOE; de hecho creo que es la misma redacción”, afirma. Los detalles de cómo se articularía esta modificación beben de una Proposición No de Ley (PNL) presentada por Podemos en la pasada legislatura. “La medida se entiende en los mismos términos en los que se pronunció Podemos en una Proposición No de Ley durante la pasada legislatura. Se basará en la renta de cada ciudadanos y estarán exentos las familia con dependientes, las monoparentales y aquellos crónicos con un nivel de renta bajo”.

Aquella PNL votada en la única Comisión de Sanidad de la legislatura fallida tuvo al PSOE en contra en el punto de los tramos por copago al considerarlos arbitrarios. Además, Fernández niega que la redacción actual del acuerdo entre el PP y Ciudadanos sea la misma que la que acordó su partido con la formación naranja. “No es verdad que el copago está sacado literalmente de nuestro acuerdo. Nosotros decíamos todos los grupos de especial vulnerabilidad, aquí se habla de familias monoporentales o con dependientes”, afirma el portavoz socialista.

<p>Los socialistas rechazan las medidas sanitarias por “falta de credibilidad”</p>
Rajoy no consiguió sacar adelante su investidura al recabar sólo los apoyos de Ciudadanos, Coalición Canarias, Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro (estos dos últimos se presentaron a las elecciones coaligados al PP).

Las críticas al acuerdo se basan también “en un enunciado genérico” de las cuestiones capitales. Una de ellas es la universalidad en el Sistema Nacional de Salud. El acuerdo entre Ciudadanos y el PP se compromete a garantizar este principio pero el PSOE no cree que se plasme en la realidad. “La redacción es deliberadamente genérica porque la concepción de universalidad que nosotros tenemos en la cabeza no es la misma que tiene el PP como se pudo ver en el debate de investidura”, asevera Fernández.

Otro de los puntos más aplaudidos desde el sector de la sanidad —y los pacientes— es la creación del Fondo Sanitario, que viene a recuperar el extinto fondo de cohesión. Es una de las medidas donde Ciudadanos más presionó al Partido Popular, al que forzó a asegurar una partida de 400 millones para los próximos cuatro años. “Detectamos que hay un problema de equidad y sobre todo se manifiesta en las enfermedades raras. Las decisiones de administrar un medicamento huérfano o desplazarlos a un CSUR se toman de acuerdo a criterios clínicos que saldrán de comités únicos que tomarán decisiones a nivel nacional”, afirma Igea.

Desde el Partido Popular se cree, además, que este fondo mejorará al de cohesión o el FOGA. “El objetivo es que el desplazamiento de los pacientes no dependa de una cuestión económica. Y también se han incluido los medicamentos huérfanos. Hay fármacos para enfermedades raras que son costosísimos, que igual hay dos casos en todas España y caen en una misma región. Parece lógico que el equilibrio entre comunidades debería compensar eso”, argumenta Moreno.

El reto del acceso a la innovación es otro de los puntos desarrollados en el acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos. Los próximos cuatro años van a estar protagonizados por una tensión constante entre la necesidad de dar respuesta a los pacientes con las mejores terapias y la necesidad de que el gasto farmacéutico no comprometa las cuentas públicas. Terapias inmuno-oncológica, antivirales o mejora de la tecnología sanitaria para avanzar en detección precoz son ejemplos a los que España tendrá que dar una respuesta. Desde el Partido Popular, que ha sido el impulsor de que esta medida aparezca en el acuerdo, aseguran que hay que “seguir avanzando en la incorporación de esas novedades siempre que sean útiles y aporten valor con respecto a lo que ya existe”. Moreno, además señala que la medida en relación a las tecnologías sanitarias ha quedado “muy genérica”, por lo que avanza que habrá que trabajar conjuntamente para lograr los objetivos a los que no se pudo llegar la pasada legislatura por falta de financiación.

¿Presión para el PSOE?

Desde que se conoció el documento, las miradas hacia la bancada socialista se hicieron más notorias. Durante la negociación Ciudadanos intentó incluir diversas medidas para que el PSOE las interpretara como un guiño que le permitiera, al menos, abstenerse. Sin embargo, desde el PSOE rechazan que estas propuestas les comprometan los más mínimo. “Yo no considero que este documento sea una medida de presión para nosotros porque estoy muy cómodo explicando el por qué nos oponemos”, explica Fernández.

Tras el primer fracaso de investidura, ahora se abre un nuevo panorama que estará marcado por las elecciones gallegas y, sobre todo, las vascas. Mariano Rajoy no tirará la toalla y sus conversaciones dependerán del PNV y de un futurible comité ejecutivo del PSOE que pudiera abrir la puerta a una abstención. Junto a esta estrategia, Sánchez considera que ha salido reforzado la pasada semana y los socialistas comenzarán reuniones con todos los grupos para ver si se conforma una alternativa.

Rubén Moreno Partido Popular | Jesús María Fernández PSOE | Francisco Igea Ciudadanos
Jesús María Fernández Partido Socialista
Francisco Igea Ciudadanos

Las principales medidas acordadas entre el Partido Popular y Ciudadanos

Universalidad sanitaria

Garantizar la universalidad de la cobertura del Sistema Nacional de Salud, asegurando la sostenibilidad de un sistema sanitario público, universal, de calidad y gratuito, y garantizando la igualdad en el acceso con una misma cartera básica de servicios para todos los ciudadanos en un marco de amplia descentralización. En esos términos está expresado en el documento el compromiso entre el Partido Popular y Ciudadanos para disponer de una cobertura nacional sanitaria si bien no especifica si habrá algún colectivo que se quede si ella (emigrantes en situación irregular). Los últimos movimientos realizados por el ministerio de Sanidad ya avanzaron en este sentido y aseguraban un servicio de urgencia para cualquier persona.

Modificación del copago

Asegurar que el copago farmacéutico no sea una barrera en el acceso a los medicamentos, en especial para familias monoparentales o con miembros en situación de dependencia. Este acuerdo entre Mariano Rajoy y Albert Rivera es prácticamente el mismo redactado que el que la formación naranja firmó con el Partido Socialista hace seis meses. La letra pequeña, según ha podido saber EG, consiste en reformar los tramos de copago de una forma similar a la Proposición No de Ley que impulsó Podemos en la pasada legislatura. Así, los ciudadanos que quedarían exentos del copago serían aquellos con rentas bajas, familiares en situación de dependencia y familias monoparentales.

Fondo Sanitario

Para asegurar la movilidad geográfica de los pacientes dentro del territorio nacional, el Partido Popular y Ciudadanos crearán un fondo sanitario que permita que los Centros, Servicios y Unidades de Referencia (CSUR) y los medicamentos huérfanos se financien con cargo a dicho Fondo. El objetivo de ambos partidos es evitar las inequidades de acceso al tratamiento existentes. Las decisiones de traslado a CSUR o de tratamiento con medicamentos huérfanos se tomarán por comités clínicos independientes, sin cargos de libre designación. Dicho fondo tiene un compromiso de dotación de 400 millones de euros para la legislatura —a razón de 100 por año—.

Gasto público sanitario

Una de las apuestas más importantes del acuerdo es revertir la tendencia del gasto público sanitario por habitante. Durante la última legislatura este indicador ha pasado de los 1.458 euros en 2012 a los 1.232 en 2015. El documento firmado entre ambos partidos asegura que se va a “recuperar progresivamente los niveles de gasto público sanitario por habitante previos al inicio de la crisis económica a lo largo de la legislatura”, es decir, a los niveles de 2007 (1.335 euros). Esta medida está íntimamente ligada a la modificación de la financiación autonómica, ya que el objetivo de Ciudadanos y Partido Popular es que el aumento de dicha inversión solucione las inequidades existentes entre las distintas comunidades.

Centrales de compra

Las centrales de compras serán el instrumento para adquirir medicamentos y tecnología sanitaria. El objetivo es conseguir rebajas de precio por volumen de compra y han encontrado este sistema como el más eficaz para dicho cometido. De esta forma se descartan otros modelos de adquisición como la selección pública de fármacos —comúnmente conocida como subasta—. Junto a esta medida, el PP y Ciudadanos han acordado mejorar el acceso a la tecnología innovadora en salud eliminando barreras jurídicas e implantando nuevas fórmulas sostenibles para su incorporación, así como de nuevos avances terapéuticos. Este último apartado, según ha conocido EG, ha sido a petición expresa del partido que lidera Mariano Rajoy.

Portal de transparencia

El PP y Ciudadanos han acordado elaborar un Portal de Transparencia del Sistema Nacional de Salud en el que se proporcionen indicadores y datos estadísticos comparados de funcionamiento, calidad, actividad asistencial, gasto por capítulos detallados servicio por servicio y centro por centro. Este Portal de Transparencia será de libre acceso, permitirá detectar disfunciones y diseñar una correcta asignación de los recursos. Esta medida permitirá avanzar en un camino que ya había sido adoquinado en parte por el último Gobierno. Junto a esto, y dentro de la estrategia digital, ambos partidos quieren avanzar en la extensión de la receta electrónica, la tarjeta sanitaria única y la historia clínica digital.

Twitter
Suplementos y Especiales