La CEOE cree que se debe potenciar el papel de la farmacia en atención domiciliaria

La patronal observa un problema de financiación en sanidad y escasa voluntad política para cambiar el modelo
Herramientas
Madrid
|
17 feb 2017 - 13:00 h
|

La CEOE ha esbozado las líneas maestras de la estrategia sociosanitaria que más convence a los empresarios. En ella, además de los hospitales y sus posibilidades en materia de dependencia, también se ha hablado de la oficina de farmacia. “Su papel se debe clarificar y potenciar en aspectos como la atención domiciliaria y esta Comisión de Sanidad trabajará para que así sea”, explicó el presidente del área sanitaria, Carlos González Bosch.

Hoy por hoy, la atención domiciliaria tiene programas en País Vasco y Comunidad Valenciana. En ambos casos, son servicios profesionales que son remunerados y en los que el profesional se encarga de acudir al domicilio del paciente para revisar su botiquín, comprobar el grado de adherencia al tratamiento y preparar, en su caso, el SPD. En el resto de España, las farmacias desean que se implanten programas similares para alcanzar un grado de importancia ajustado al nuevo paradigma sociosanitario, marcado por el envejecimiento, la cronicidad y un paciente que desea cuidar de su salud en propia casa.

Otro de los temas en los que la farmacia debería contar con mayor claridad y, sobre todo, uniformidad es en la prestación farmacéutica a residencias. Así lo destacó Carlos de Pablos, gerente de Servicios sociales de la Consejería de Familia de Castilla y León, quien explicó que “hay poca uniformidad” entre comunidades autónomas. El caso de su comunidad autónoma es de cumplimiento a lo redactado en el 16/2012 —deben disponer de servicio hospitalario las residencias de más de cien camas y las que tengan menos, establecer convenios con las oficinas de farmacia— pero no es la tónica general en el territorio español.

Durante la reunión de la sectorial también se debatió sobre la financiación del sistema sanitario. En opinión de Fernando Benavente, presidente de la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (Aeste), existe un problema dual: falta de fondos e iniciativa política. “O se pone mayor financiación o habrá que esperar que el sistema llegue al precipicio para cambiar, porque no veo iniciativa política para, por ejemplo, restar camas de agudos para que llegue al espacio sociosanitario”, dijo. Manuel Vilches, director general del IDIS, también ahondó en la problemática de la financiación, asegurando que el estado actual es “gravísimo” y la solución “solo la tiene el Ministerio de Hacienda”.

Twitter
Suplementos y Especiales