El PSOE pide actualizar el Plan de Salud Mental en el SNS

La propuesta socialista incluye un proyección de esta estrategia hasta 2022
Herramientas
Madrid
|
12 abr 2017 - 11:00 h
|

El Grupo Parlamentario Socialista ha registrado en el Congreso una proposición no de ley para la actualización de la Estrategia Nacional de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, para el periodo 2017-2022, a la que “deberá dotarse de los recursos necesarios”. Esta iniciativa se presentó con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud, que este año está dedicado especialmente a la lucha contra la depresión. “Solicitamos la actualización de la estrategia de salud mental del SNS y un esfuerzo de toda la sociedad y las instituciones para la mejora de la salud mental en España. Es necesario desarrollar una estrategia que incorpore tanto la mejora de la atención sanitaria como los cuidados sociales en la enfermedad mental”, explicó el portavoz socialista de Sanidad, Jesús María Fernández, quien señaló que “los problemas de salud mental se han visto especialmente agudizados por el impacto de la crisis económica de estos últimos años y por los recortes en las políticas sanitarias y sociales”.

La iniciativa reclama “culminar la evaluación de la Estrategia de Salud Mental del SNS de 2009, en coordinación con las Comunidades Autónomas y con la participación de los profesionales y los representantes de los pacientes y sus familias”. Sobre la base de esta evaluación, “adoptar para el periodo 2017-2022 una nueva Estrategia Nacional de Salud Mental, que deberá ser aprobada por el Consejo Interterritorial del SNS, bajo principios de universalidad, equidad, eficiencia, solidaridad e integración”.

Los socialistas hacen especial énfasis en la “evaluación de la implantación de las medidas terapéuticas recomendadas, los planes de intervención individualizados y la atención integrada e integral a los pacientes de enfermedades mentales por equipos multidisciplinares, que incluya la atención familiar”. Consideran que la nueva Estrategia ha de contemplar “el enfoque multidimensional y la respuesta multiprofesional frente a las enfermedades mentales”; una “orientación asistencial comunitaria con la debida continuidad de los cuidados, atención y apoyo domiciliario”, así como “prestaciones y servicios alternativos a la institucionalización”, dando “un papel prioritario a las intervenciones psicológicas y psicosociales y al trabajo de prevención”.

Twitter
Suplementos y Especiales