El Global
Facebook
Twitter
Twitter
Compartir
|
Herramientas
 Imprimir 
Industria Farmacéutica /
"Preguntar al paciente puede ser un buen biomacador"
Francisco rosa / Madrid
@ElGlobalNet
viernes, 29 de junio de 2012 / 19:09
Director Médico de Lilly
El 90 por ciento de los fármacos que entran en fase clínica acaba fracasando, una ineficiencia que hay que solventar. Eso es al menos lo que piensan los expertos de Lilly, que han optado por la personalización de las terapias para aumentar los casos de éxito y reducir los costes en I+D, como explica José Sacristán, director Médico de la compañía.

Pregunta. ¿Qué implicaciones tiene, a nivel de costes, la personalización de los tratamientos?

Respuesta. Se estima que se acortan los tiempos en torno a un 60 por ciento. También se reducción del tamaño muestral se ha estimado en torno al 75 por ciento. En ese sentido, ser capaces de demostrar que un medicamento es mucho más eficaz para un subgrupo de pacientes con menos dinero abarataría la investigación.

P. Pero esto supone un cambio de mentalidad importante, ¿no?

R. La idea es conocer mejor las enfermedades y sus mecanismos antes de desarrollar nuevos fármacos. Lo que no nos podemos permitir es que los medicamentos en fase clínica (de I a III) fracasen en un 90 por ciento (una gran parte de ellos en fase III).

P. Y para ello, ¿qué se necesita?

R. Mejorar la colaboración público-privada. Los centros públicos son mejores en el análisis de las enfermedades y los laboratorios somos mejores en el desarrollo de fármacos. Esa sinergia es fundamental.

P. ¿Y qué pasa con los precios?

R. Acortamos la investigación, los ensayos son sobre menos pacientes, pero ninguno de estos medicamentos van a ser blockbusters, debido a que van dirigidos a un tipo de paciente concreto. Es por eso que las compañías se ven obligadas a poner un precio más alto.

P. ¿Se llega a compensar ese aumento del precio con la mejora de la eficacia?

R. Los medicamentos son más caros, pero estás dejando de tratar a un 50 ó 60 por ciento de pacientes en los que no iba a ser eficaz. Asimismo, los estudios de farmacocinética me permiten, por ejemplo, poder ajustar la dosis para evitar determinados efectos adversos. Todo esto supone un ahorro para la sociedad.

P. Si a los tratamientos convencionales se les atribuye una eficacia media del 70 por ciento, ¿garantiza la personalización una eficacia del cien por cien?

R. El cien por cien no. Hay algunas enfermedades, como oncología o enfermedades raras, en las que se puede llegar cerca del cien por cien. Pero en general, lo que conseguimos es una probabilidad más alta, ya que la respuesta al medicamento no solo responde a factores genéticos, sino también a los ambientales. La personalización no es solo genómica.

P. ¿A qué se refiere?

R. Tener en cuenta las preferencias de los pacientes es también una excelente estrategia de medicina o de terapia individualizada. El nivel de tolerancia de un paciente a un determinado efecto adverso, las experiencias previas o los objetivos de salud pueden condicionar las preferencias por un fármaco u otro. Siempre que hablamos de medicina personalizada pensamos en biomarcadores y pruebas diagnósticas muy caras. Pero preguntar a un paciente qué prefiere puede ser una forma muy sencilla de personalizar un tratamiento y puede ser un buen biomarcador.

P. ¿Cuáles son las áreas terapéuticas en las que más se ha avanzado en personalización?

R. El gran boom de los tratamientos personalizados ha sido la oncología, sobre todo a la hora de alcanzar la máxima eficacia. También se están realizando avances, no tanto en eficacia, sino más en seguridad, en infecciosas, sistema nervioso central, enfermedades hematológicas.

P. ¿Es el caso de Lilly?

R. Sí. Casi todos nuestros medicamentos del área de oncología, que se reforzó con la adquisición de la biotecnológica norteamericana ImClone y que investiga nuevos medicamentos en base a estas tecnologías. Todos los medicamentos desarrollados llevan asociados un biomarcador. En el pipeline hay más de diez moléculas con biomarcador asociado, en torno a un 20 ó 25 por ciento.

P. ¿Creen que todas las compañías terminarán optando por la personalización?

R. No vamos a tener medicamentos a medida para todos, que es imposible, pero tampoco vamos a tener esos medicamentos diseñados para la población en general, sin buscar los subgrupos en los que son efectivos.

P. ¿Están actuando las agencias regulatorias en favor de la individualización?

R. La impresión es que si eres capaz de demostrar a las agencias que tu medicamento es mejor en un subgrupo específico vas a tener más posibilidades de acelerar el proceso de aprobación. Parece que las agencias están recogiendo el guante.

Comentarios de esta Noticia


Para poder comentar una noticia es necesario estar registrado.
Regístrese o acceda con su cuenta.
Twitter
Publicidad
Suplementos y Especiales
Especiales
Industria Innovadora
Medicamentos Genéricos
Autocuidado
RSC
Gestión Farmacéutica