El Global
Facebook
Twitter
Compartir
|
Herramientas
 Imprimir 
Especializada / CONGRESO SED/ La clínica del dolor infantil fue uno de los temas más novedosos en el Congreso de la Sociedad Española de la especialidad
Triple abordaje en dolor crónico pediátrico
Temas relacionados:  Barcelona · SED · Pacientes · Anestesia · Cirugía
cecilia ossorio / Barcelona
@ElGlobalNet
lunes, 11 de junio de 2012 / 10:45
En manejo del dolor en ancianos, la cirugía mínimamente invasiva cobra fuerza cuando los opioides no mejoran la calidad de vida
Al tratar sobre la compleja clínica del dolor, parece lógico asociarla a pacientes adultos y ancianos, pero lo cierto es que alrededor del 37 por ciento de la población pediátrica general en España sufre dolor crónico. De esta cifra, sólo el 1-3 por ciento es dolor incapacitante, por lo que el intervencionismo es "un reducto" dentro de la práctica clínica, como explicó a GM Ester Banús, del Servicio de Anestesiología del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, durante el 9º Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED).

Como señaló, las indicaciones existentes "son muy pocas", y por tanto hay escasa experiencia, si bien se está avanzando en anestesia regional pediátrica. "Si eres un buen experto en el manejo ecográfico, sigues viendo indicaciones, pero son muy pocos casos al año a los que se aplica técnica invasiva", aclara.

Ahora bien, si en algo insiste la experta es en la necesidad de basar el tratamiento en tres aspectos: farmacológico, físico (rehabilitación) y psicológico. "Si alguno de ellos falla, el tratamiento siempre fracasa".

La terapia farmacológica habitual se realiza con analgésicos neuromoduladores (cualquier fármaco de primera y segunda línea del dolor neuropático), pero su uso en niños está fuera de indicación, por lo que se efectúa un uso compasivo.

El problema es que desconoce cuál es su impacto a largo plazo, y Banús destacó que en su equipo han ensayado como uso compasivo fármacos que tienen alguna indicación pediátrica, como antiepilépticos, aunque no contengan la de dolor. "Lo que desconocemos es su dosis analgésica", subrayó.

Un perfil sobre el que el Sant Joan de Déu tiene mucha experiencia es en niños amputados, ya que cuentan con una unidad de referencia nacional de amputaciones de miembros congénitos.

"Desde hace unos años, estamos implementando un tratamiento desde el mismo día de la amputación, o incluso antes. Se administran fármacos neuromoduladores unos días previos, que se mantienen después, y el mismo día de la amputación se coloca un catéter nervioso periférico, que se mantiene durante unos días en el postoperatorio, que sirve como analgesia normal y también para modular la aparición del miembro fantasma", apuntó la experta.

Fuera del campo pediátrico, uno de los temas controvertidos que se abordó en el congreso fue el tratamiento del dolor crónico no maligno en ancianos, ¿opioides o cirugía mínimamente invasiva?

Así, la evidencia existente en la actualidad parece indicar que la ventaja de los opioides puede ser relativa para el anciano, pero existen alternativas en caso de que no se logre una mejoría en la calidad de vida del paciente, pues, además de disminuir el dolor, la prescripción de opioides también debe perseguir la mejoría funcional.

Como destacó Carlos de Barutell, presidente del Comité Organizador del Congreso, "muchas veces nos encontramos con efectos secundarios de los opioides, como problemas de tipo cognitivo (confusional), y con una cirugía muy sencilla que no requiere ingreso hospitalario se le puede solucionar el problema mejor".

La cuestión es que estas técnicas de mínima invasión son novedosas y "un gran número de unidades del dolor no las conocen", puntualiza De Barutell.

Como publica Miguel Ángel Caramés, de la Unidad de Tratamiento del Dolor Crónico del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, en la última revista de la Sociedad Española del Dolor, en las lumbalgias mecánicas existen como alternativas los bloqueos facetarios, la radiofrecuencia convencional de los rami mediles de las raíces posteriores lumbares o infiltraciones de las articulaciones sacro-ilíacas. Y en dolor derivado de degeneración artrósica de grandes articulaciones, las infiltraciones articulares con ácido hialurónico o corticoesteroides, bloqueos nerviosos como el del nervio supraescapular o denervaciones por radiofrecuencia.

Según el presidente del congreso, el anterior gobierno había establecido unas normas sobre las Unidades del Dolor, "el primer documento de este tipo", y transmitió el deseo de que esa iniciativa siga adelante y se cumpla. "Aunque se supone que hay muchas Unidades del Dolor en España, la verdad es que unidades multidisciplinarias hay muy pocas", aseveró.

Comentarios de esta Noticia


Para poder comentar una noticia es necesario estar registrado.
Regístrese o acceda con su cuenta.
Twitter
Publicidad
Suplementos y Especiales
Especiales
Industria Innovadora
Medicamentos Genéricos
Autocuidado
RSC
Gestión Farmacéutica