La oncología apuesta por duplicar la inversión en materia de investigación

Herramientas
Madrid
|
14 sep 2018 - 14:24 h
|

Según el primer informe sobre la investigación e innovación en cáncer en España, elaborado por Aseica, AECC y la Fundación Bancaria ‘La Caixa’, el gasto en I+D en España está muy lejos de los objetivos de Europa 2020, situándose en el 1,22 por ciento con respecto al PIB.

El trabajo indica que España dedica 286 euros por habitante a I+D, un 4 por ciento menos que en 2007. Los autores señalan que esta cifra es inferior a la de los países de referencia, siendo España el único país en el cual el gasto en I+D ha bajado durante la crisis. En comparación, Alemania dedica 1.124 euros por habitante y Francia, 750 euros.

La asignación presupuestaria del sector público en I+D se ha reducido un 28 por ciento en el periodo 2010-2016, de 178 euros a 130 euros por habitante al año. “El gasto público en I+D anual se ha reducido en 1.400 millones de euros en el mismo periodo, un 21 por ciento”, aseguran. En este contexto, estas asignaciones presupuestarias en I+D del sector público han variado notablemente, creciendo más que el resto entre los años 2000 y 2009, y reduciéndose más drásticamente después de la crisis.

Los expertos indican que durante la crisis, esta brecha entre el gasto español en I+D y el de los líderes mundiales en el sector público y privado está limitando la capacidad del ecosistema de contribuir al reto del cáncer y de competir internacionalmente en el atracción de talentos y de flujos de inversión. Todo ello también ralentiza el flujo de tiempo necesario para que los resultados de la investigación y la innovación lleguen al paciente. Como se pone de manifiesto en el informe, destaca el importante incremento de la financiación filantrópica en el ámbito del cáncer, que se ha multiplicado por cuatro en los últimos años. De 9 millones de euros hasta 42 millones de euros anuales, y previsiblemente seguirá aumentando.

Como apunta el presidente de Aseica, Carlos Camps, la intención es duplicar la inversión hasta el 2030 y conseguir así mejorar la supervivencia hasta el 75 por ciento. Para conseguir todo esto es necesario, por tanto, trabajar en una estrategia nacional, una iniciativa que parece que está a punto de despegar.

Twitter
Suplementos y Especiales