La compañía farmacéutica GlaxoSmithKline se estabiliza tras un ejercicio 2018 alcista

GSK marcó su máximo del año durante el pasado mes de noviembre y el mínimo en febrero
Temas relacionados:
Madrid
|
08 feb 2019 - 14:00 h
|

La acción de GlaxoSmithkline (GSK) cotiza en 15,5 libras, moviéndose en la franja superior de su rango de variación del último año. En este periodo el valor se ha movido entre 12 y 16,2 libras, con un máximo en noviembre y un mínimo en febrero del pasado año. GSK dibujó un perfil alcista hasta agosto, comenzando una línea horizontal, con cierta pendiente bajista y no exento de puentes ocasionales. Recientemente este grupo publicó sus resultados del cuarto trimestre de 2018; cerró con unos ingresos de 8.197 millones de dólares americanos, con un crecimiento del 5 por ciento, y el beneficio fue de 1.300 millones de dólares americanos, resultado que contrasta con las pérdidas de 363 millones de euros del mismo periodo del año anterior.

En el acumulado de 2018 las ventas ascendieron a 20.821 millones de libras, con un ratio de margen bruto sobre ingresos del 66,8 por ciento, un punto superior al ejercicio anterior, mientras que el resultado neto fue de 4.046 millones libras. GSK generó el pasado año un cash-flow de 5.692 millones de dólares americanos, cifra superior a los 2.317 millones de dólares americanos del ejercicio anterior.

Por áreas, la división farmacéutica generó el 56 por ciento de los ingresos del grupo, con un crecimiento interanual del 2 por ciento (depurado el impacto del tipo de cambio); la división de vacunas, el 19 por ciento, con un crecimiento en el año del 16 por ciento; mientras que la división de productos de consumo aportó el 25 por ciento, con un incremento del 5 por ciento.

Por mercados geográficos, las ventas en Estados Unidos representaron el 39 por ciento del total, creciendo en el año un 9 por ciento; el mercado europeo generó otro 26 por ciento, con una disminución en el año del 1 por ciento; mientras que el resto de mercados internacionales representaron el 35 por ciento del total, creciendo un 4 por ciento.

Por áreas terapéuticas, el segmento de enfermedades respiratorias supuso el 40 por ciento del total, con un crecimiento del 1 por ciento respecto al ejercicio anterior; HIV aportó el 27 por ciento de los ingresos, creciendo en el año un 11 por ciento; las enfermedades inflamatorias y del sistema inmunológico aportaron un 3 por ciento, con un incremento del 28 por ciento; mientras que el resto de especialidades aportaron el 30 por ciento restante, con una bajada del 4 por ciento.

Al apartado de I+D este grupo destinó el pasado año 3.893 millones de libras, un 12 por ciento menos que en el ejercicio anterior. Esta inversión representó un porcentaje sobre los ingresos del 12,6 por ciento, ratio superior al de la media el sector. La inversión se centró especialmente en los segmentos de enfermedades inmunológicas, oncología, HIV, así como en enfermedades respiratorias.

Para el ejercicio 2019 la dirección de este grupo anticipa una caída del beneficio por acción que podría situarse entre el 5 y el 9 por ciento, descenso motivado la creciente competencia de genéricos en el mercado americano y que afectarán muy especialmente a su fármaco Advair.

Para finalizar, y en relación con su comportamiento en el corto-medio plazo, previsiblemente se mantenga en los niveles actuales (actualmente presenta cierta tendencia de estabilización).

Twitter
Suplementos y Especiales