La ciencia confía en poder reemplazar cualquier parte del cuerpo en los próximos 20 años

“Tenemos la suerte de ser la generación capaz de hacer pedazos la biología y de entender cómo funciona”
Herramientas
Madrid
|
12 ene 2018 - 14:39 h
|

La próxima ola innovadora está al caer. Va a revolucionar la ciencia tal y como se conoce hoy en día. Transformará tratamientos y curas y, por tanto, la vida de muchos pacientes. Ese halo de esperanza salió de la Conferencia celebrada en Londres ‘Better Science, Better Health: Advanced Therapies - Opportunities and Challenges’ celebrada el pasado mes de noviembre. En él se citaron académicos, responsables políticos y desarrolladores de medicamentos de todo el mundo para discutir sobre el cambiante panorama mundial del sector biofarmacéutico y compartir ideas sobre cómo la biotecnología made in UE puede adaptarse e implementarse con éxito.

Peter Goodfellow, asesor científico de la biotecnológica británica Abingworth, fue de los más explícitos: “Podremos reemplazar todas las partes del cuerpo humano en los próximos 20 años”. Y añadió:”Tenemos la suerte de ser una generación capaz de hacer pedazos la biología y entender cómo funciona. Entendiendo la biología podemos crear terapias de próxima generación”. También señaló que era esencial demostrar la eficacia y aportar valor con estas nuevas terapias, y al mismo tiempo, explicar los nuevos avances científicos al público en general:”Necesitamos, como científicos, involucrarnos con el público”.

La conferencia estuvo organizada por la farmacéutica Takeda, quien también está llevando a cabo una colaboración única entre el sector académico y la industria formada por la compañía y el Centro de Investigación Aplicada en CMPI (CiRA) con sede en el Centro de Investigación Shonan en Fujisawa (Japón).

Allí más de 100 científicos del mundo académico están trabajando en proyectos que utilizan tecnologías inducidas de células madre pluripotentes (iPSC). Entre los proyectos en curso se incluye un programa de descubrimiento de fármacos con células neuronales derivadas de la CPSI, cuyo objetivo es ayudar a los pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) a recuperar la función motora y reprimir la degeneración neuronal.

Otro de los programas pioneros se centra en las células T con el objetivo de lograr la regresión o curación tumoral. “Queremos cambiar el futuro de la medicina usando las células iPS. T-CiRA aspira a entrar en ensayos clínicos dentro de tres a cuatro años, y presentar solicitudes de aprobación dentro de nueve años”, afirmó Seigo Izumo, vicepresidente senior de Medicina Regenerativa de Takeda.

Por su parte, el subsecretario de Estado para la Salud, James O’ Shaughnessy, opinó que “las terapias avanzadas son una de las áreas más emocionantes de la medicina”.

Twitter
Suplementos y Especiales