La acción de la compañía farmacéutica Bayer se mueve cerca de su mínimo anual

La multinacional alemana acumula en el último año una caída superior al 30 por ciento
Temas relacionados:
Madrid
|
15 mar 2019 - 14:37 h
|

La acción de Bayer cotiza en 68,4 euros tras cerrar la semana con un descenso del 5,6 por ciento, moviéndose en la franja inferior de su rango de variación del último año. Su tendencia en este periodo ha sido bajista, pasando de cotizar por encima de los 100 euros a moverse ahora por debajo de la referencia de los 70 euros, acumulando en el año una caída superior al 30 por ciento. Esta pérdida sufrida por Bayer, y que lo sitúa entre los valores que integran el Índice Global con peor comportamiento en los últimos 12 meses, se concentra en el periodo mayo a diciembre del pasado año. En los dos últimos meses este valor ha recuperado algunas posiciones, con un comportamiento no exento de cierta volatilidad. Analizando un periodo más amplio, los cinco últimos años, se puede observar que la tendencia de este valor desde el máximo que marcó en abril de 2015 cuando se acercó a los 145 euros, ha sido bajista, destacando dos momentos los ejercicios 2015 y 2018. En estos años el valor acumula una caída cercana al 50 por ciento.

Los últimos resultados corresponden al cuarto trimestre del pasado año y al ejercicio completo. Las ventas del último trimestre ascendieron a 11.062 millones de euros, con un crecimiento del 28,7 por ciento, mientras que el resultado fue negativo en 3.924 millones de euros, cifra que compara con los 148 millones de beneficios obtenidos en igual periodo del año anterior. En el global, las ventas fueron de 39.586 millones de euros, un 13, por ciento más que en el ejercicio anterior, mientras que el resultado fue positivo en 1.695 millones de euros, casi un 80 por ciento menos que en 2017.

Por líneas de negocio la división farmacéutica generó el 42 por ciento de los ingresos con una variación interanual negativa del 0,6 por ciento; la división de productos de consumo aportó un 14 por ciento, con un descenso del 7 por ciento; la división de productos agrícolas, el 36 por ciento, con un incremento en el año del 49 por ciento; mientras que la división veterinaria tuvo una aportación más marginal, de un 4 por ciento, con un descenso en el año del 4,5 por ciento. El crecimiento de las ventas vino motivado por el buen comportamiento del mercado chino, así como por el desarrollo de algunos de sus fármacos, como Xarelto, Eylea, Stivarga y Xofigo y Adempas.

Bayer cerró el año con una generación de cash-flow de 4.652 millones de euros, con un crecimiento del 17,4 por ciento, mientras que la deuda neta del grupo se elevó por encima de los 32.000 millones de euros, con un crecimiento de 32.000 millones motivado por la adquisición de Monsanto, la mayor operación realizada por el grupo en su historia. La dirección hizo públicas sus estimaciones para el presente ejercicio, con unas ventas que podrían alcanzar los 46.000 millones de euros, mientras que el EBITDA podría alcanzar los 12.200 millones de euros.

Para finalizar, y en relación con su comportamiento en bolsa en los próximos meses, Bayer podría mantener la actual tendencia alcista. Dispone de un amplio margen de recuperación y podría beneficiarse del buen comportamiento de sus resultados, que debería ir recogiendo las aportaciones y las sinergias de la adquisición de Monsanto.

Twitter
Suplementos y Especiales