El SNS abre la puerta a todo biosimilar con un descuento del 40%

Biosim se pone como objetivo lograr una regulación específica que acelere el desembarco de estos biológicos
Herramientas
Madrid
|
27 ene 2017 - 12:00 h
|

Biosim, la patronal de medicamentos biosimilares, ha celebrado su primera jornada nacional con el claro objetivo de influir en el legislativo para promover una normativa específica que regule la llegada de estos medicamentos biológicos al Sistema Nacional de Salud (SNS). El presidente de BioSim, Joaquín Rodrigo, fue tajante a la hora de exponer los deseos de la patronal “lograr una regulación específica para el biosimilar”.

El acto contó con la participación del subdirector general de Calidad de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad, Carlos Lens, quien ofreció claves específicas para que un biosimilar que llega al proceso de negociación de precio al Ministerio sea financiado para su introducción en el SNS. En concreto, Lens aseguró que “el criterio de la comisión interministerial de precios igual que para los genéricos es que si se ofrece el 40 por ciento (de bajada sobre el biológico original) la financiación es automática”. En este sentido Lens avisó a la industria de que “si se pretende una bajada inferior, hay que pasar por la comisión interministerial de precios, que puede aceptarlo o no. En algún caso algún biosimilar reciente se ha encontrado con un expediente de resolución denegatorio”. El propio Lens durante su intervención alabó la competencia que supone la llegada de los biosimilares y su contribución a la sostenibilidad del SNS.

Desterrar mantras

La jornada arrojó luz sobre el actual entramado normativo europeo y nacional. Se escuchó uno de los alegatos más aclaratorios: “el biosimilar debe desterrar mantras que se le asocian y que no son reales”, como aseguró Nieves Martín Sobrino, directora técnica de Farmacia de la Junta de Castilla y León, quien animó a aprovechar la experiencia de la introducción del genérico hace 20 años para no repetir los mismo errores con los biosimilares. Para ello abogó por establecer un diálogo claro entre todos los agentes implicados (administración pública, industria, profesionales sanitarios y pacientes) y apostar por la formación para una correcta introducción. Esos mantras a los que se refiere hacen referencia a quienes aseguran que los biosimilares son menos eficaces y seguros que los biológicos originales.

Alberto Dorrego, socio de Eversheds Nicea, destacó los principales aspectos que debería incluir una hipotética legislación específica en biosimilares como una solución concreta y definitiva sobre la intercambiabilidad y la sustitución, el derecho al acceso, el proceso de compra pública o las políticas de impulso y fomento de este tipo de fármacos. Dorrego también enumeró las distintas propuestas existentes para la fijación y negociación de precios en este campo y que van desde la propuesta por la CEOE en la que se pide un lote individual para los biosimilares y un precio fijo para la compra pública, hasta la alternativa en que se proponen prácticas de negociación directa en la agrupación homogénea.

La última mesa de la jornada estuvo presidida por Regina Múzquiz, directora general de Biosim, quien introdujo la parte que genera más incertidumbre como es la aplicación de los biosimilares a la práctica clínica. Por ejemplo, en el campo de la oncología, Miguel Martín, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y jefe de Servicio del Hospital Gregorio Marañón mostró incertidumbres “que se solucionarán con el tiempo, pero todavía hay un cierto miedo entre los clínicos a trasladar indicaciones, sobre todo con los anticuerpos monoclonales. Debemos saber cómo se comportan en combinación con otros fármacos”, destacó. En cambio, Pilar Nos, directora del Área de Enfermedades Digestivas del Hospital de la Fe, que mostró más confianza en el uso de biosimilares, aunque destacó que los ahorros prometidos no son tan claros en la especialidad inflamatoria. Puso como ejemplo revolucionario la llegada de los anti-TNF y aseguró que se sienten “gratamente protegidos por la EMA” y abogó por la prescripción de biosimilares en pacientes naïve.

Twitter
Suplementos y Especiales