El gasto anual en los tratamientos por VIH se ha reducido aunque aumenta el gasto global

Las nuevas terapias son más eficaces, aumentando la esperanza de vida de los pacientes
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
14 jul 2017 - 14:01 h
|

Las nuevas infecciones por el VIH continúan estables en nuestro país, cifra que se sitúa por encima de la media europea. En este sentido, los nuevos diagnosticados son mayoritariamente hombres homosexuales, y cada vez se reduce más la transmisión parenteral. Aún así se estima que existen unas 25.000 personas que viven con este virus y que no han sido diagnosticadas, tal y como se puso de manifiesto en la Jornada “Living with HIV”, organizada por The Economist y Gilead.

En cuanto a los pacientes ya diagnosticados, se observa un envejecimiento de la población con VIH gracias las nuevas terapias antirretrovirales que aumentan la esperanza de vida de los pacientes. Actualmente, la edad media se sitúa en torno a los 50 años de edad. De estos pacientes, el 92 por ciento está recibiendo tratamiento, y la mayor parte de ellos experimenta supresión viral.

En consecuencia de todo esto, los pacientes experimentan mayores comorbilidades debido a la cantidad de años recibiendo tratamiento y, por tanto, su calidad de vida empeora.

Menor coste anual

Toda esta mejora en las terapias ha propiciado además el descenso de los costes anuales que se generan en tratamientos por VIH. Así, ha disminuido el coste de cada tratamiento por paciente anualmente y también los gastos generados a los hospitales. Esto se debe, entre otros motivos, al descenso en más de un 11 por ciento de las hospitalizaciones de los pacientes y al aumento de efectividad de las terapias actuales.

Esto también ha supuesto que hoy en día el VIH no sea una de las patologías que supone mayores costes en este aspecto, y se sitúe más abajo en el ránking.

A pesar de todo esto, el aumento de la esperanza de vida ha hecho crecer el gasto global por paciente, ya que han aumentado los años que requieren tratamiento.

Esta última variable, con el consecuente aumento de las comorbilidades, hace que haya que plantearse una serie de medidas coste efectivas para continuar con los tratamientos. Entre otras acciones, los expertos recomiendan realizar estudios de los costes sociales que supone el virus para poder establecer mejores conclusiones.

Además es imprescindible establecer estrategias específicas que conlleven el abordaje integral de la enfermedad, ya que los pacientes tienen mayor cronicidad que en otras enfermedades. Por último es imprescindible realizar campañas de diagnóstico precoz para evitar nuevos infectados.

Twitter
Suplementos y Especiales