Caprelsa supera la SPL en 30 meses en pacientes con cáncer medular de tiroides

Los expertos advierten de que las recomendaciones de la Guía ATA no se corresponden con la práctica clínica
Herramientas
Madrid
|
31 mar 2017 - 12:00 h
|

El cáncer medular de tiroides (CMT) supone entre el cuatro y el 10 por ciento de los cánceres tiroideos, aunque es el causante del 13,4 por ciento de las muertes producidas por estos tumores. Como explicó Enrique Grande, del Servicio de Oncología Médica, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, durante el encuentro, ‘Manejo multidisciplinar del cáncer de tiroides: de las guías a la práctica clínica’, organizado por Sanofi Genzyme., los beneficios del primer inhibidor de la tirosina quinasa, vandetanib (Caprelsa) para este grupo de pacientes son evidentes.

Con esta terapia es posible ofrecer a los pacientes un tratamiento secuencial cuando la enfermedad ya ha avanzado a metástasis. Así lo corrobora el estudio ZETA. Rosella Elisei, profesora de la Universidad de Pisa, recordó que vandetanib otorga una mediana de supervivencia libre de progresión (SLP) de unos 30 meses o superior. Una cifra que, a su juicio, es importante. Además, el porcentaje de pacientes en los que se reduce el tamaño de su tumor de manera significativa ronda el 45 por ciento.

Hasta ahora, los ensayos recomendaban que en el caso de pacientes en los que la mutación del oncogén RET no se conoce o es negativa, antes de la decisión individual de tratamiento se debe tener en cuenta la posibilidad de un menor beneficio. De este modo, aconsejan el estudio de la presencia de mutaciones en RET en tumores con CMT esporádico. Sin embargo, según datos de una investigación llevada a cabo por su departamento, no existen factores epidemiológicos o clínicos patológicos (metástasis) que puedan predecir la respuesta al Vandetanib. Además, “la presencia de mutación RET no es un predictor de la respuesta a fármaco, ya que la gran mayoría de los CMT avanzados y progresivos son RET positivos”, aseguró.

Según sus propios datos, a diferencia de la calcitonina, no se ha demostrado una correlación entre la respuesta a la terapia y los niveles séricos de antígeno carcinoembrionario CEA en los pacientes tratados con vandetanib. De modo que en su análisis, tras un seguimiento medio de cuatro años (el rango fue entre uno y nueve años), 22 de los 65 pacientes con CMT tratados con vandetanib estabilizaron esta enfermedad.

Con todo, este encuentro supone un nuevo gesto de Sanofi-Genzyme por avanzar en el abordaje del cáncer de tiroides. Como aseguró Jaume Capdevila, oncólogo del Vall d’Hebrón el abordaje de esta patología ha dado un salto en diez años. “Es una realidad que estamos en el inicio del cambio de una enfermedad huérfana”.

Trabajo multidisciplinar

El trabajo multidisciplinar para el abordaje del cáncer de tiroides (CT) se hace imprescindible. Los comités multidisciplinares se alzan como la mejor herramienta para que, junto a las terapias, los pacientes se enfrenten a su enfermedad. Juan José Díez, jefe de Sección de Endocrinología del Hospital Ramón y Cajal, ahondó en la importancia de ‘reinventar’ estos equipos. A su juicio, estos comités no deben atender a todos los pacientes sino que deben seleccionar a los más complejos de manera que puedan precisar aún más en su patología. “El concepto de multidisciplinariedad no está bien recogido en la literatura científica”, por lo que la figura de estas unidades todavía es algo incipiente.

En esta reinvención del abordaje del CT, el oncólogo del Hospital Ramón y Cajal, Enrique Grande, puso el foco en la incorporación de las técnicas nucleares a disposición del tratamiento. “Esto se traduce en incorporar marcadores de respuesta y de pronóstico en el tratamiento del CT y así seleccionar y adaptar las terapias”. A su juicio, esta patología, en todas sus histologías, ha supuesto un gran paso hacia adelante, en el sentido de que, cada vez hay más opciones terapéuticas, y la tasa de pacientes que sobreviven y la supervivencia libre de progresión (SLP), así como la calidad de vida van mejorando. Una idea en la que coincidió Capdevila que además incidió en los retos en el diagnóstico y en tratamiento del CMT . “Se trata de un cáncer peculiar donde es preciso saber cuándo empezar con una terapia dirigida”.

De la teoría a la práctica

Por su parte, Pablo Moreno, cirujano del Hospital de Belvitge, comentó que la tiroidectomía, de acuerdo a una extensión adecuada a la enfermedad es la base fundamental para conseguir la curación en pacientes con cáncer de tiroides, y la realizan cirujanos expertos en un contexto multidisciplinar. Sin embargo, las guías actuales de la American Thyroid Association (ATA) recomiendan la tiroidectomía total o casi total para los tumores papilares de tiroides superiores a un centímetro. Consideran que mejora la supervivencia global, reducen la recurrencia, y minimiza las complicaciones asociadas.

Pero esta teoría aplicada a la práctica clínica deja algunas lagunas. Como explicó Moreno hay controversias sobre cuál debería ser la extensión de la tiroidectomía. “La ATA se han vuelto más restrictivas en comparación a hace unos años”, aseguró. Para Emma Anda, endocrina del Hospital de Navarra, la inmensa mayoría de estas recomendaciones son de baja de evidencia clínica. “No quiere decir que no sean ciertas, pero cuando bajas a la arena no sólo te vale la teoría sino que tienes que con tu experiencia, conociendo los datos de ese paciente en concreto, tomar una decisión”, apostilló la experta.

El punto más controvertido, tal y como se puso de manifiesto en el encuentro, es sobre la elección del momento de hacer tiroidectomía parcial versus tiroidectomía total. De este modo, Anda, al igual que el resto de especialistas, están convencidos de que España no está preparada para hacer una tiroidectomía parcial a pacientes con tumores T2.

El problema de las guías americanas es para Mercedes Mitjavila, médico nuclear del Hospital Puerta de Hierro, que no se ajustan al entorno. “Somos más afines a las guías británicas”, indicó. De hecho, la Sociedad Europea de Medicina Nuclear firmó un posicionamiento en contra de las recomendaciones americanas, que, a pesar de que no existe tanta diferencia, no se ajustan al sistema sanitario y hacen que el abordaje de la patología sea diferente.

Twitter
Suplementos y Especiales