Valencia no moverá los sysadoa del cuarto nivel de los algoritmos pese a las evidencias

n La Consejería de Sanidad ignora la petición del Comisionado de elevar estos fármacos al segundo escalón
Herramientas
|
10 abr 2015 - 14:00 h
|

El informe del Comisionado para la Equidad sobre la limitación de la prescripción en la Comunidad Valenciana de los sysadoa (fármacos de acción lenta para la osteoartritis, por sus siglas en inglés) ha caído en saco roto. La Alianza General de Pacientes (AGP) todavía no ha recibido respuesta por parte de la consejería de Sanidad sobre la petición del entonces Comisionado para la Equidad de la AGP, José María Martín Moreno, que en este documento consideraba adecuado pasar estos fármacos al menos al segundo nivel en el algoritmo para la prescripción desarrollado por la consejería, en el que siguen ocupando el cuarto nivel. En los próximos días, la Alianza remitirá un informe sobre este asunto al ministerio de Sanidad y al Defensor del Pueblo.

El documento fue enviado a la Dirección de Farmacia de la Comunidad Valenciana en diciembre de 2014, y respaldaba que el uso de condroitín sulfato y glucosamina en pacientes de ostreoartritis estaba avalado por su nivel de eficacia y seguridad, situándolos al mismo nivel de los COXIB. El informe defendía que existen evidencias para sugerir que podría estar justificado elevar estos medicamentos al segundo nivel de prescripción, en un algoritmo de tres niveles, con el argumento de que el cuarto nivel resulta de difícil acceso para los profesionales en la práctica.

Además, la alianza recalca que esta situación de inequidad parte de la puesta en marcha del algoritmo para la artrosis sin el consenso previo con las sociedades científicas que son un referente en la atención a esta patología.

La AGP insiste en que en pacientes con otras patologías asociadas, especialmente hepáticas y renales, el perfil de seguridad de los AINEs, la primera opción de tratamiento en los algoritmos valencianos, es más que cuestionable, según recogen publicaciones especializadas y generalistas. Para estos pacientes en los que la prescripción de los antinflamatorios estaría desaconsejada, sería lógico contar con una alternativa terapéutica, al igual que ocurre en otras comunidades autónomas, insisten.

Precisamente, la revisión de la última evidencia científica disponible sobre los sysadoa, realizada en febrero de este año por el profesor de Farmacología José Ramón Azanza Perea, colaborador Técnico de la Oficina del Comisionado para la Equidad, refuerza la petición.

Las conclusiones de dos estudios publicados en los últimos meses, un metanálisis de la Cochrane y un doble ciego randomizado, sitúan a condroitín solo o en combinación, como una opción de interés en el tratamiento de la osteartrosis ya que produce mejoría del dolor y de la inflamación con una intensidad no inferior a la de un control activo como celecoxib, y superior a la del placebo. Considerando la excelente tolerabilidad, recalca la revisión del experto, puede plantearse como una alternativa de primera línea en pacientes en los que los analgésicos y los AINEs puedan resultar de uso problemático.

En su día, la Sociedad Valenciana de Reumatología subrayaba que era “farragoso” llegar a administrar estos medicamentos y calificó el uso de este algoritmo como una medida “claramente obstructiva”, ya que provocaba “grandes dificultades para la libre prescripción por motivos claramente economicistas”.

En cualquier caso, el trabajo del comisionado partía de la preocupación expresada por los mismos afectados por esta enfermedad a través de asociaciones como la Liga Reumatológica Española o la Asociación Española contra la Osteoporosis, ante la puesta en marcha de estas herramientas de apoyo a la prescripción en la Comunidad Valenciana. La impresión del colectivo, ahora confirmada, es que estos esquemas podían condicionar la libertad de prescrición de estos fármacos, lo que suponía un problema de equidad en este ámbito autonómico.

fraseas”

Frases C”

Twitter
Suplementos y Especiales