“Un paciente cansino agota más que una final”

Marián García, farmacéutica comunitaria y autora de ‘El paciente impaciente’
n “En el universo 2.0 hay mucho farmaperdido; adentrarse en el mundo digital implica interactuar y ser activo”
Temas relacionados:
Herramientas
|
20 mar 2015 - 15:00 h
|

Pregunta. Una boticaria se adentra en la literatura, y teles y radios hacen ‘cola’ para entrevistarla. Mientras, ciertos escritores de renombre tenían que pedir que se hablase de “su libro”.

Respuesta. La verdad es que se han desbordado mis previsiones. Estoy encantada de la aceptación y de la tourné que me está tocando hacer.

P. ‘El paciente impaciente’. ¿Es la receta electrónica su telón de fondo?

Respuesta. No es así, pero... ¡Podría ser! Ahora bien, en ese caso debería titularse ‘El paciente y el farmacéutico impaciente’, porque la e-receta acaba con la paciencia de todos.

P. El paciente “perfecto”, el “cotilla”, el “ludópata”, el “moroso” o el “impertinente” copan sus páginas. Si ‘Boticaria García’ se pasase al otro bando...

R. Probablemente sería “paciente enciclopédica”, porque iría a la farmacia con la lección aprendida y dispuesta a debatir con el farmacéutico.

P. Tu blog, con 200.000 visitas mensuales, te descarta, pero... ¿Existen ‘Farmaperdidos’ en el universo 2.0?

R. ¡Ya lo creo! El universo 2.0 exige interacción total y dinamismo, y hay compañeros que abren blogs o perfiles en Twitter sin saber darles continuidad. Entrar en este mundo implica ser activo.

P. También te mueves bien en otro mundo: el del ping-pong. He aquí una ex campeona de Castilla-La Mancha.

R. Esta afición empezó en el colegio y me permitió abandonar el cross (campo a través), que me horrorizaba. El ping-pong lo practicaba a cubierto y, por tanto, a salvo del frío de Cuenca. Ahora está aparcado, aunque le pongo ojitos a una mesa que hay en el colegio de mis niños.

P. En la ‘red’ del mostrador, ¿mejor pelotear con el “paciente opinólogo” o ser directo y demostrar quién sabe?

R. Mejor lanzar bolas de efecto. Es decir, lanzar mensajes subliminales que calen en él. Con estos pacientes, de nada vale ser agresivo con un único argumento.

P. ¿Hay algún ‘rival’ más duro cuando hay una dispensación en juego?

R. Sin duda alguna, las madres primerizas. Aunque optes por el intercambio de golpes, la bola siempre se queda en la red. Imposible convencerlas. También el paciente cansino puede ser más agotador que jugar la final de un torneo.

P. Aunque sea un ‘2 contra 1’, te dejo elegir un compañero para ‘vencerle’.

R. Cualquiera menos el ‘Farmasaurio’, hay que estar dispuesto a sudar la camiseta para ganar.

P. Por cierto, ¿cómo lleva tu padre, Aquilino García, vocal nacional de Alimentación del CGCOF, que el ‘Farmafamoso’ en casa ya no sea él?

R. Para mí lo sigue siendo. Lleva toda la vida entregado a la profesión y demostrando que no hay límites. El hecho de que miles de ciudadanos hayan realizado planes nutricionales a través de ‘sus’ Plenufar sí que es un puntazo.

Licenciada en Farmacia, doctora en Nutrición y ‘farmatuitera’ confesa. En el universo 2.0, Marián García (Madrid, 1982) es ‘Boticaria García’. Pero si conjugamos su condición de farmacéutica comunitaria con su éxito en la comunidad digital, donde más de 200.000 usuarios siguen sus “post-consejos”, bien podría denominarse ‘Blogticaria García’. Precisamente, creó dicho blog “harta de que mis pacientes me comentasen que habían visto o leído tal cosa en Internet” y con el objetivo de luchar “post a post, contra el doctor Google”. El cúmulo de estas anécdotas vividas, más las ‘cedidas’ por otros compañeros, le animó a recopilarlas en un libro: El paciente impaciente (La Esfera de los Libros). Si es cierto que cada paciente es único, hay larga vida a nuevas ediciones. “Solo con lo que ocurre en una guardia da para un nuevo capítulo”, avisa.

Twitter
Suplementos y Especiales