Infarma 2016 refuerza a una profesión “muy viva” que parece dejar atrás la crisis

n La cifra final de asistentes (29.800) y expositores (350) desbordan las previsiones con las que arrancó este evento
Herramientas
|
11 mar 2016 - 15:00 h
|

Dicen que “una imagen vale más que mil palabras”. Un refrán que valdría para analizar el éxito de la 28ª edición del Congreso Europeo de Oficina de Farmacia y Salón de Medicamentos y Parafarmacia (Infarma 2016) que, bajo la organización conjunta del COF de Madrid y Barcelona, se celebró en la capital de España del 8 al 10 de marzo. Efectivamente, no haría falta añadir voz a cualquier vistazo esos días al recinto ferial Ifema, por el que han pasado en torno a 29.800 visitantes —14.260 de ellos farmacéuticos— y 350 empresas expositoras. Unas cifras que desbordan las previsiones iniciales con las que el consejero de Sanidad madrileño, Jesús Sánchez Martos, daba el pistoletazo de salida a este encuentro sectorial referente en Europa el 8 de marzo.

Por mucho que diga una imagen (o las cifras), no conviene obviar la importancia que en Infarma Madrid 2016 tuvieron las palabras. Y, en el caso que nos ocupa, superándose con creces el millar, dado que son muchas las que caben en más de cien horas de mesas redondas y conferencias. Incluso, más importante que las imágenes, cifras y palabras son las “sensaciones”. Y las que ha dejado esta edición no puede ser mejores. “Lo más importante ha sido comprobar cómo un año más la profesión farmacéutica se ha volcado con Infarma”, agradeció el presidente del COF de Madrid, Luis González, en su acto de clausura.

Una vez echado el cierre, se abre el periodo para sacar conclusiones. Para González , “una de las primeras que podemos extraer es que los farmacéuticos hemos demostrado de qué fibra estamos hechos y de lo que somos capaces”. Respecto al programa científico, González destacó que “hemos comprobado cómo la farmacia está impulsando grandes iniciativas para mejorar la asistencia a los pacientes y optimizar los recursos del sistema”.

‘Bendito’ bullicio

Difícil encontrar un rincón donde reinase el silencio a lo largo de los más de 26.000 m2 que conformaban la superficie de este encuentro. Eso sí, ‘bendito’ bullicio para la organización, puesto que “demuestra la utilidad de Infarma”, según el parecer de Jordi de Dalmases, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, que recogerá el testigo de Madrid en 2017 como anfitrión. Para De Dalmases, “después de comprobar cómo se asiste y se vuelcan con este tipo de eventos, no queda sino confirmar que la profesión está muy viva”. Asimismo, respecto a la zona de exposición, el presidente del COF de Barcelona cree que la calidad, altitud y tecnología de los stands confirmaría que “el sector parece estar saliendo de la crisis”.

Si el consejero de Sanidad madrileño había inagurado Infarma 2016, fue el viceconsejero , Manuel Molina, quien lo clausuró. Molina alabó la “pujanza y dinamismo” demostrado por el sector en esta edición.

Foro de referencia

Como “foro de referencia” en el que se ha convertido Infarma, no fueron pocos los representantes de las administraciones, corporaciones farmacéuticas y patronales sectoriales que formaron parte activa de las mesas y conferencias.

Así, por ellas pasaron personalidades como Belén Escribano.La jefa de Departamento de Inspección y Control de la Aemps impartió la conferencia ‘Medicamentos falsificados. Internet: papel del farmacéutico’, para repasar de las actividades que se han llevado a cabo a nivel nacional y a nivel europeo para hacer frente al “riesgo real” de las falsificaciones. También Jesús Aguilar, en el que suponía ‘su’ primer Infarma como presidente del Consejo General de COF, aprovechó este foro para reclamar un mayor aprovechamiento de la accesibilidad de la red de boticas en la dispensación de medicamentos. No fueron los únicos que se dejaron ver porInfarma. En él, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, defendió al acuerdo que vincula gasto farmacéutico y PIB y denunció que “con los precios actuales (un 50 por ciento del nomenclator tiene precio menor a 3,5 euros) dificilmente se puede valorizar el medicamento”. Aun así, vaticina “un florecimiento de la innovación”.

Infarma 2016 deja ya paso al inicio de los preparativos para la edición de 2017, en la que los colegios dicen “estar seguros” de superar las cifras que deja Madrid. Ello supone, de partida, romper la barrera de los 30.000 asistentes.

Twitter
Suplementos y Especiales