El SNS se debate entre un pacto de mínimos o acuerdos entre grupos

Los grupos del Congreso votarán en febrero el informe de la Subcomisión sobre la sostenibilidad del SNS
Herramientas
|
03 ene 2014 - 15:00 h
|

Los portavoces de Sanidad del Congreso entraron en la última Comisión de Sanidad del año cargados de buenas intenciones y salieron con la intención de decidir en febrero cuál será el futuro del informe de la subcomisión creada para analizar los problemas estructurales del SNS y las reformas que deben acometerse para garantizar su sostenibilidad. Durante la primera reunión de la comisión, que tendrá lugar en febrero, se sabrá en qué se concretan las más de 40 propuestas que, en el marco de las comparecencias celebradas, han realizado los grupos de la Cámara, y que ya han modificado notablemente el informe original. Las opciones, básicamente, son tres: llegar a un Pacto de Estado, firmar uno de mínimos o rubricar acuerdos puntuales entre grupos parlamentarios.

La más improbable es la primera. Pese a la buena acogida con la que el PP recibió los votos particulares de la oposición (y que los grupos entendieron como un “cambio de talante”), el partido del Gobierno sigue creyendo necesario desvincular el informe de la reforma sanitaria que ha llevado a cabo la ministra de Sanidad, Ana Mato, para centrarlo como un guía para futuros gobiernos. A juicio de Rubén Moreno, portavoz de Sanidad del PP, “no es tan importante la valoración que los distintos grupos, desde posiciones encontradas, puedan hacer de la labor que está desarrollando el actual Gobierno y que el Gobierno Popular asume en su totalidad”. Para él, “esto debe quedar al margen”. Pero separar un Pacto por la Sanidad de la reforma sanitaria es impensable para la oposición.

La “política de hechos consumados” que critica Gaspar Llamazares, portavoz de IU, requiere algo más que un “cambio de talante”. Demanda “recuperar el nivel de confianza y de diálogo necesarios para firmar un acuerdo”, y Llamazares se plantea si “un sumatorio de propuestas es realmente un pacto”.

En la misma línea se sitúa el PSOE, cuya oportunidad al diálogo no esconde su insatisfacción ante el RDL 16/2012. Su portavoz de Sanidad, José Martínez Olmos, indicó cuál es a su juicio el sentido de un Pacto de Estado: “asegurar que cuando tenga que abordarse un cambio estratégico se haga desde el diálogo, dando protagonismo al Parlamento para que ese diálogo sirva de base a la toma de decisiones del Gobierno de turno”. Entrando en materia, su propuesta sigue inamovible: habrá acuerdo para el PSOE si la Sanidad vuelve a ser universal, si se da marcha atrás en las estrategias de privatización y si se apuesta por un copago que no genere barreras de acceso.

Así las cosas, CiU espera poder llegar a “algún pacto, aunque sea de mínimos”, antes que los grupos se tengan que conformar con acuerdos puntuales entre ellos. Aunque, tal y como señaló su portavoz de Sanidad, Concepciò Tarruella, y teniendo en cuenta el nivel de confrontación, “más vale eso que nada”.

Twitter
Suplementos y Especiales