El screening de CCR permitiría salvar 4.000 vidas al año

Herramientas
|
01 abr 2016 - 15:00 h
|

Diez años intentando que los programas de cribado de cáncer de colon (CCR) lleguen a todas las comunidades autónomas (CC.AA.) y todas las personas en edad de riesgo. No obstante, no fue hasta 2013 que se incluyeron en la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y tres años después la realidad muestra que frente a regiones que los aplican al cien por cien (País Vasco o Valencia), otras, como Andalucía o Madrid no llegan al ocho por ciento.

Así lo explica a GM el presidente de Europacolon, Emilio Iglesias, quien asegura no entender el porqué de esta situación y considera que se debe a una cuestión de voluntad política.

“Está demostrado que en este caso es más barato prevenir que, posteriormente, tener que curar”, remarca. “No sé cómo es posible que a finales de 2015, cuando se tenía que haber cribado a al menos el 50 por ciento de la población en riesgo, no se hubiese alcanzado ni el 30 por ciento, incluso hay comunidades que no llegaron ni al 20 por ciento”. “Es incomprensible”, destaca.

Costes

La Alianza para la Prevención del Cáncer de Colon ha organizado en el Hospital Universitario La Paz una jornada bajo el título ‘Prevención integral del CCR: más allá de los programas de cribado’ y en ella se ha dejado constancia de que la curación o la atención al paciente con esta patología le cuesta a la sanidad española unos mil millones de euros.

“No obstante, esta enfermedad se puede prevenir y diagnosticar en un 90 por ciento de los casos antes de que se produzca, gracias al test de sangre oculta en heces y una colonoscopia, lo que se traduce en un coste de unos 64 millones de euros”, explica Iglesias. “Es mucho dinero”, pero menos de lo que se gasta en el tratamiento, agrega.

La evidencia científica ha demostrado que la detección precoz disminuye la mortalidad a corto plazo entre un 30 y un 35 por ciento, lo que equivale a unas 4.000 vidas al año.

“Si el screening englobase al cien por cien de la población de riesgo, las vidas salvadas serían del orden de las 4.000, pero como estamos al 30 por ciento —utilizando cifras elevadas— esto quiere decir que el 70 por ciento restante son fallecimientos que no deberían de haberse producido, es decir, que hay unas 2.800 personas que no morirían si se hubiese llevado a cabo el cribado al cien por cien”, explica el presidente.

Para Iglesias, la reivindicación está clara: “conseguir que el cribado se realice de manera inmediata” porque, por ejemplo, País Vasco ya está realizando la segunda ronda —los programas de screening han de hacerse cada dos o tres años— o puede que ya esté empezando la tercera, mientras que otras CC.AA., ni siquiera han empezado”.

Twitter
Suplementos y Especiales