Valencia presenta en sociedad su plan Resi-EQiFar a la farmacia hospitalaria

La directora de Farmacia, Patricia Lacruz, detalló el nuevo modelo de AF a residencias en el congreso de la SVFH
Herramientas
Valencia
|
05 may 2017 - 15:14 h
|
<p>Valencia presenta en sociedad su plan Resi-EQiFar a la farmacia hospitalaria</p>

Con la presencia in situ de dos de los principales ‘pesos pesados’ de la Consejería de Salud Universal de la Comunidad Valenciana y de mayor responsabilidad directa en la iniciativa: Patricia Lacruz, su directora general de Farmacia, y José Manuel Ventura, subdirector general de Optimización e Integración de este Departamento. Y en un escenario tampoco casual: en una mesa redonda celebrada en la jornada del 4 de mayo del VII congreso de la Sociedad Valenciana de Farmacia Hospitalaria, que reunía en Castellón a aquellos que si no único —como así se manda el mensaje desde la Administración— sí tienen un protagonismo principal en la iniciativa.

Así es como decidió la Administración valenciana que fuese la “puesta de largo” ante los farmacéuticos de hospital regionales del nuevo modelo de prestación farmacéutica a centros sociosanitarios (denominado Resi-EQiFar) que pretende implantar a partir de 2018. Un modelo que en sus líneas generales, como viene contando EG, apuesta por la centralización de la compra, abastecimiento de medicamentos a residencias (con preparación de SPD semanales) a través del servicio de Farmacia del Hospital La Fe (Valencia) y que ha despertado las críticas de los colegios farmacéuticos por considerarlo “excluyente” respecto a la farmacia comunitaria. También, cabe recordar, las asociaciones de pacientes y direcciones de las residencias han mostrado sus dudas sobre si este modelo puede garantizar la calidad del servicio.

Según confirma a EG José Luis Poveda, jefe del Servicio de Farmacia del Hospital La Fe, desde la Consejería de Salud Universal se tenía especial interés en aprovechar la celebración de este congreso de la SVFH “para presentar en sociedad” el proyecto así como las principales cuestiones que atañen a su desarrollo. Precisamente, una de las críticas que manifestaron los farmacéuticos hospitalarios asistentes a esta mesa redonda hizo referencia a la “tardanza” con la que se ha dado a conocer y presentado un proyecto de tal calado y las necesidades de mejorar los canales de información en torno a él. Cabe recordar que los colegios valencianos ya denunciaron en su día haberse enterado “por la prensa” de este proyecto y los planes de su Consejería.

“Quizás es una crítica que hay que asumir y el proyecto se podría haber presentado antes, pero había voluntad expresa de la Consejería de esperar a este congreso para darlo a conocer a los especialistas de hospital”, dice Poveda.

Al margen de los plazos, el jefe de Farmacia de La Fe indica que en esta mesa redonda “quedó patente el apoyo unánime de la FH a este proyecto y se puso de manifiesto la voluntad de colaborar con la oficina de farmacia en su desarrollo asistencial”.

Un documento ¿sobre el que se admiten propuestas?

La Consejería de Salud Universal de la Comunidad Valenciana viene insistiendo en que el proyecto Resi-EQiFar que plantea un nuevo modelo de prestación farmacéutica a centros sociosanitarios es una iniciativa “en construcción”, aunque mantiene su interés de implantarlo a partir de 2018. En este sentido, su proyecto de “trasnformación” del servicio residencias está plasmado ‘negro sobre blanco’ en un documento (ver imagen) que en apenas dos páginas resume la situación actual de la prestación farmacéutica a estos centros y los objetivos que se persiguen con el cambio. Un documento que a buen seguro es el que están estudiando a fondo los colegios farmacéuticos a los que la Consejería ha emplazado a plantear una propuesta alternativa al planteamiento inicial que tantas críticas ha propiciado en estas corporaciones. Según recoge este documento, el modelo aún vigente — por el cual el 14 por ciento de las personas residentes en centros reciben sus tratamientos a través de los servicios de Farmacia y el restante 84 por ciento a través de las boticas— estaría suponiendo “inequidad” y “pérdida de eficiencia” derivada de un proceso de adquisición de medicamentos “aislado del realizado en los servicios de Farmacia Hospitalaria”. Asimismo, en lo puramente económico, este documento que está presentando la Consejería a las partes implicadas refleja que el copago de las personas residentes en centros privados supone una cantidad en torno a los 800.000 euros anuales, al mismo ahorro que se estima tendría para la ciudadanía la implantación del proyecto Resi-EQuiFar. Cabe recordar que, respecto a las arcas públicas, la Consejería estima un ahorro de 13 millones de euros al año.

Twitter
Suplementos y Especiales