País Vasco da la bienvenida a la interoperabilidad de la e-receta

Herramientas
Vitoria
|
11 ene 2018 - 10:39 h
|

El consejero vasco de Salud, Jon Darpón ha anunciado que, desde el 12 de enero, los vascos podrán ya retirar su medicación en las farmacias de otras CCAA en las que la receta electrónica sea interoperable (todas, con excepción de Madrid, Andalucía y Baleares, y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla); y los pacientes de las CCAA con receta electrónica interoperable podrán hacerlo en las farmacias vascas, solo con aportar su tarjeta sanitaria.

Darpón ha comparecido junto al director de Farmacia del Departamento de Salud, Iñaki Betolaza, para informar de los cambios, y sobre todo, de las ventajas en términos de seguridad y comodidad del paciente, que va a suponer la puesta en marcha de la interoperabilidad de la receta electrónica en su Comunidad.

El sumarse a este proyecto tendrá una repercusión directa en las personas, según Darpón, en la medida en que favorecerá un uso adecuado y racional de los medicamentos, agiliza el acceso a los mismos, evita visitas a los centros sanitarios una vez prescritos los tratamientos y descarta pérdidas de receta.

“No se trata pues, de una mera innovación tecnológica”, recalcaba Darpón, sino que, “de facto, la receta electrónica interoperable mejora la prestación farmacéutica y la asistencia sanitaria a nuestra población”.

Se cumple así el compromiso adquirido por el consejero de Salud al inicio de la legislatura de que la interoperabilidad de la receta electrónica fuera una realidad a finales de 2017, puesto que desde el pasado 22 de diciembre Euskadi está ya certificado en el Sistema de Interoperabilidad de Receta Electrónica estatal. Para ello, según ha explicado el propio consejero, ha sido necesario completar los desarrollos informáticos de software y servicios web relacionados con el despliegue a nivel del Sistema Nacional de Salud, orientados al intercambio de recetas electrónicas. Asimismo, se ha implementado el procedimiento sobre interoperabilidad en la receta electrónica vasca, y realizado satisfactoriamente las pruebas de funcionamiento con el resto de CCAA, tanto desde el punto de vista de emisores de recetas dispensables en las farmacias del resto del Estado, como desde el punto de vista de receptores de recetas dispensables en las oficinas de farmacia vascas.

Todo ello permite ahora el acceso electrónico a la prestación farmacéutica en cualquiera de las CCAA adheridas.

“Exactamente igual que obtenemos los medicamentos en las farmacias de Euskadi, lo podremos hacer en cualquier otra oficina de farmacia del resto de CCAA, siempre presentando la Tarjeta Individual Sanitaria”, ha subrayado al mismo tiempo que animaba al Ministerio de Sanidad, que es el que ostenta la competencia de la sanidad exterior, a trabajar en el seno de la Unión Europea, para poder caminar a que tanto la receta electrónica, como la propia historia clínica digital, puedan ser interoperables con el resto de países de la UE, en beneficio de todas las personas en un mundo con cada vez mayor movilidad.

Asimismo se ha destacado que, hasta el momento, se han dispensado en País Vasco 136 millones de recetas de manera electrónica y, a día de hoy, el 97 por ciento del total de las recetas dispensadas se realiza de forma electrónica.

Mejor prestación, mayor calidad de vida

En palabras de Jon Darpón, con la integración de la receta electrónica en el proyecto de interoperabilidad, “damos un paso importante en la consecución de uno de nuestros principales retos: la transformación digital de nuestro sistema sanitario, en aras de una prestación eficiente de los servicios sanitarios públicos que redunde en una mejora de la calidad de vida de las personas”.

Y es que, hasta ahora, cuando una persona se desplazaba a otra CCAA y tenía pautado un tratamiento crónico, debía ir previamente a su centro de salud, donde le imprimían las correspondientes recetas. La impresión máxima de recetas permitida correspondía a un periodo de tres meses. En caso de permanecer fuera de Euskadi más tiempo, era necesario acudir de nuevo al centro de salud de su localidad, para que le prescribieran e imprimieran las recetas nuevamente.

Se estima que en el año 2016 fueron 132.000 las personas desplazadas fuera de Euskadi a las que se les dispensaron medicamentos en farmacias del resto del Estado. Estas personas precisaron un total de 663.212 recetas, con una media de 5 recetas por persona.

Por lo que respecta a recetas de otras CC.AA. dispensadas en las farmacias vascas, las cifras se reducen considerablemente respecto a las anteriormente mencionadas. En 2016, fueron 33.086 recetas, de las cuales un 73 por ciento correspondieron a Comunidades limítrofes y un 11 por ciento, a pacientes de Madrid. Por meses, existe una distribución bastante homogénea: aproximadamente 2.500 recetas mensuales, con un ligero incremento en los meses de verano.

Twitter
Suplementos y Especiales