‘Operación triunfo’ de la farmacia hospitalaria con la AF a residencias

La FH “exultante” ante el futuro Resi-EQIFar valenciano y el impulso al nuevo programa de la especialidad
Herramientas
Madrid
|
22 dic 2017 - 11:29 h
|

Farmacia hospitalaria uno, farmacia comunitaria cero. Este bien podría ser el resultado del partido que se ha disputado en los últimos meses en relación a la asistencia farmacéutica a residencias donde la rivalidad ha sido una constante.

Un partido cuyo terreno de juego principal, ha sido y es, la Comunidad Valenciana ya que el mes de marzo, la consejería de Sanidad anunciaba la puesta en marcha del Resi-EQIFar, un proyecto que, señalaban, comenzaría en 2018 y que apuesta por la FH “excluyendo” a la farmacia comunitaria para dar prestación y dispensación farmacéutica a las residencias.

Dicho proyecto fue “presentado en sociedad” en el mes de mayo por la directora general de Farmacia valenciana, Patricia Lacruz quien detallaba que el plan consistía en concentrar, en exclusiva, en el servicio de Farmacia del Hospital La Fe de Valencia el abastecimiento y suministro de los fármacos a las residencias públicas y privadas de toda la Comunidad, independientemente del número de camas que tuviesen.

Los sentimientos que surgieron tras conocer el ‘ADN’ del Resi-EQIFar fueron encontrados. Por un lado, satisfacción de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ya que su presidente, Miguel Ángel Calleja sostenía que el proyecto es “sinónimo de equidad, eficiencia y calidad en la atención del paciente mayor”.

Por otro lado, decepción de los Colegios farmacéuticos ante la “afrenta” para la figura del farmacéutico comunitario por lo que señalaron que la confianza en la consejería había quedado rota. Asimismo denunciaron “deslealtad” ya que este plan se había hecho a espaldas de los COF.

En el mes de septiembre los farmacéuticos valencianos presentaron su propuesta de modelo enfocado a una atención farmacéutica sociosanitaria accesible y de calidad eficiente en un modelo colaborativo. Mientras, Jaime Giner, presidente del COFV alegaba que el Resi-EQIFar producía “inequidad en el copago y vulnera la autonomía del paciente”, además avisaba que poner en marcha el modelo de la consejería conllevaría un coste de 3 millones de euros.

El Resi-EQIFar como buen “terremoto”, ha tenido posteriormente réplicas en Navarra y Aragón quienes se han posicionado a favor de centralizar la AF a residencias en la farmacia hospitalaria. En junio, era Navarra quien inauguraba la Unidad de Farmacia que, de forma progresiva, iría asumiendo el suministro a todas las residencias de titularidad gubernamental y/o pública de la comunidad foral, e independientemente del número de plazas. Así las cosas, a las boticas navarras solo le quedaría la opción de atender a privadas.

Aragón, iniciaba en julio la tramitación de un decreto por el cual las residencias de 50 o más camas tendrán un servicio de farmacia propio o deberán disponer de un depósito de medicamentos vinculado a uno de estos servicios. Sólo se permite la atención desde las farmacias a centros de menos de 50 plazas, como es el caso de Andalucía. Tampoco hay que olvidar los pasos de Castilla-La Mancha que, en agosto, hizo saltar todas las alarmas al anunciar la búsqueda para cubrir 14 plazas de FH.

Con todo ello, 2017 se ha convertido en una “pesadilla” para la farmacia comunitaria, que ha visto cómo el vencedor del partido ha sido la farmacia de hospital.

La especialidad, en marcha

Recuperar la comisión de especialidad en FH ha supuesto otra victoria. Tras meses paralizada, José Luis Poveda fue reelegido presidente de dicha comisión que se ha encargado de redactar el nuevo programa que sustituirá al vigente durante 20 años.

Twitter
Suplementos y Especiales