Las farmacias de Navarra, parte activa de la campaña para dejar de fumar

Herramientas
Madrid
|
26 dic 2017 - 13:03 h
|

Las oficinas de farmacia navarras participarán activamente en la captación y seguimiento de los pacientes que inicien los tratamientos farmacológicos para dejar de fumar financiados por el sistema de salud navarro, SNS-Osasunbidea. La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Navarra, Marta Galipienzo, ha firmado con el Departamento de Salud un convenio de colaboración que recoge, entre otros aspectos, el papel que las farmacias van a desempeñar en esta iniciativa. Las boticas explicarán el sentido y finalidad del programa, y podrán hacer el seguimiento del tratamiento del paciente y de la actividad programada individual, siempre que ésta haya sido delegada por el médico de familia del paciente. En estos casos, las oficinas de farmacia se comprometen a poner a disposición de los centros de salud los datos de seguimiento, a través de los canales de comunicación que se establezcan. Por su parte, el SNS-Osasunbidea se compromete a abonar mensualmente, en las mismas condiciones que para los medicamentos financiados, la factura que el colegio de farmacéuticos presente en concepto de los medicamentos dispensados para dejar de fumar y estén recogidos en la normativa foral.

La actuación, dirigida a las más de 123.000 personas fumadoras navarras (65.000 hombres y 58.000 mujeres), se enmarca en los Programas de ayuda para dejar de fumar (PAF) que desde hace años se realizan, principalmente, en Atención Primaria. Según diferentes estudios, añadir ayuda farmacológica para la deshabituación puede mejorar el éxito en el abandono tabáquico alcanzando una tasa de éxito al año del 14-20 por ciento frente al 8-11 por ciento que se alcanza con sólo la ayuda educativa para cambios de comportamiento.

En España, varios medicamentos tienen aprobada la indicación de deshabituación tabáquica: los sustitutivos de la nicotina, el bupropión y la vareniclina. Los tres han mostrado efectividad para dejar de fumar, sin que existan diferencias relevantes entre ellos respecto a sus resultados. Serán los médicos de Atención Primaria quienes prescribirán el fármaco que consideren oportuno en cada caso, y antes de ello, deberán cumplimentar un formulario que habilitará su dispensación en las farmacias. Además, esto permitirá obtener y explotar a posteriori información muy valiosa de cara a evaluar la efectividad del proyecto a los dos años.

Los fármacos tendrán el copago correspondiente en función de los tramos de renta y del nuevo modelo de ayudas al “copago” farmacéutico puesto en marcha en octubre pasado, lo que facilitará el acceso a los mismos de los grupos sociales menos favorecidos, que fuman en mayor porcentaje. Se financiará un único tratamiento por paciente y año, con una duración que varía según el medicamento de que se trate: vareniclina 12 semanas; bupropión 7-9 semanas, y parches de nicotina: 12 semanas.

Twitter
Suplementos y Especiales