La “mala calidad de las agujas de insulina” enturbia el proyecto piloto iniciado en Sevilla

La prueba arrancó en noviembre en las farmacias para facilitar la dispensación de las agujas a pacientes diabéticos
Herramientas
Sevilla
|
10 feb 2017 - 12:00 h
|

El proyecto piloto para que las farmacias sevillanas dispensaran agujas para la administración de insulina, en lugar de ir a los centros de salud, arrancó en noviembre. Sevilla ha sido el escenario de esta acción que se puso en marcha gracias a un acuerdo entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cacof). De este modo, el SAS financia las agujas hipodérmicas prescritas y las farmacias de Sevilla las dispensan a los pacientes, que eligen la marca.

Los beneficios para los afectados de diabetes son claros. “La dispensación en farmacias genera comodidad para los pacientes, que pueden recoger las agujas al lado de casa”, explica en declaraciones a EG Manuel Pérez, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla. En cualquier caso, Pérez indica que el proyecto está ahora en fase de evaluación y manifiesta que “habría que hacer una revisión profunda”. En cualquier caso, “la dispensación en farmacias es mejor que en lo centros de salud, y vamos a apostar porque se siga realizando desde las farmacias, aunque corrigiendo algunos aspectos que están generando quejas por parte de los pacientes y de los propios farmacéuticos”, añade el presidente colegial .

El piloto se puso en marcha en noviembre y, después de ello, las asociaciones han manifestado su descontento, aunque no tanto por recoger en farmacias las agujas, sino que se quejan de la “mala calidad“ de estas, como declara a EG Francisco Pérez, presidente de la Federación de Asociaciones de Diabéticos de Andalucía Saint Vincent (FADA). Este considera que “no funciona” la dispensación de agujas en farmacias.

Otras fuentes colegiales indican que los precios que abona el SAS “no están ajustados a lo que debería ser, porque en muchos casos, el coste de las agujas supera el precio financiado”. Las agujas no tienen la calidad suficiente para que no produzcan daño según denuncian los pacientes, aunque “el farmacéutico no debe entrar ahí, pero debería revisarse”, coinciden estas fuentes colegiales.

Por ello, desde FADA quieren trasladar sus quejas al SAS. De hecho, quedaron en reunirse el pasado 6 de febrero, pero el encuentro tuvo que anularse por el cambio en la Gerencia tras la dimisión de José Manuel Aranda. La Federación de Diabéticos dará “un ultimátum en el tema de las agujas” a Mariano Marín, nuevo gerente, cuando se establezca fecha para la reunión.

Hay que recordar que este acuerdo entre el SAS y el Cacof se alcanzó tras la denuncia por parte de los diabéticos de Sevilla y Málaga. Estos se quejaron de agujas de “mala calidad que causaban dolor y hematomas”, informaba Europa Press. La previsión era que el proyecto se hiciera extensivo al resto de provincias. Aunque hasta el momento Málaga sigue a la espera. Según informan desde el Colegio malagueño, hasta que no se evalúe el piloto de Sevilla, no está previsto que se extienda a otras provincias.

Twitter
Suplementos y Especiales