La farmacia manchega tendrá en 2018 un año de especial relevancia

Castilla-La Mancha contará en el próximo ejercicio con nueva LOF y un concurso
Herramientas
Guadalajara
|
15 dic 2017 - 14:31 h
|

La farmacia manchega ya sabe que tendrá en 2018 uno de los años con mayor actividad y importancia que se recuerda para la profesión en esta región, al menos en tiempos recientes. Mas allá de lo que vaya deparando el propio transcurso del ejercicio y aún desconocido —ya se sabe que este sector siempre depara novedades—, los farmacéuticos tienen la confirmación de que a lo largo de los próximos doce meses contarán con una nueva Ley de Ordenación Farmacéutica —ésta de manera inminente— y un nuevo concurso de adjudicación de oficinas de farmacia anunciado por su consejero de Sanidad pero aún sin fecha.

Respecto a la nueva Ley de Ordenación Farmacéutica, esta normativa encara su recta final para ver la luz. La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha iniciado el proceso de información pública del proyecto de decreto de planificación farmacéutica, requisitos, personal y autorizaciones de las oficinas de farmacia y botiquines con el que renovará toda la normativa regional relativa a Farmacia. Así las cosas, se abre un plazo de 20 días desde el pasado 11 de diciembre para que cualquier persona o entidad interesada envíe sus alegaciones al texto.

Respecto a los nuevos criterios de autorización de oficinas de farmacia, el texto señala que la Consejería de Sanidad deberá convocar “de oficio” cada cuatro años el procedimiento para la autorización de instalación de nuevos establecimientos. Si se tiene en cuenta la convocatoria de un concurso este 2018 (con la cifra a ofertar aún por conocer), el siguiente tendría ya lugar en 2022.

Una de las principales novedades en comparativa con la normativa aún vigente hace referencia a la valoración de méritos para adjudicar los nuevos establecimientos. La Consejería de Sanidad apuesta por primar la experiencia profesional en oficina de farmacia frente a otros méritos (académicos, docentes, etc.) y, en concreto, el ejercicio en el medio rural.

Preferencia al farmacéutico rural

Los méritos por experiencia profesional supondrán “entre un 40 y un 50 por ciento” de la puntuación que pueda obtener un participante en el concurso, frente al “entre un 15 y 25 por ciento” que supondrán los méritos académicos y otro “entre 15 y 25 por ciento” de los méritos por formación post-licenciatura o post-graduada relacionados con la profesión.

También será posible obtener puntos por publicaciones, ponencias o acreditación de conocimientos sobre la profesión y ordenación (en una horquilla entre el 10 y el 30 por ciento de los puntos).

El ‘guiño’ a los farmacéuticos ejercientes en el medio rural viene determinado porque toda la puntuación por experiencia profesional que acrediten los aspirantes a futuros concursos que ejerzan en localidades de menos de 750 habitantes, o entre 750 y 1.500 habitantes, se verá incrementada un 50 y un 25 por ciento, respectivamente. De esta manera, se facilita el traslado de estos profesionales a otros núcleos más rentables.

Asimismo, los titulares en pequeños pueblos con baja facturación (las conocidas como farmacias VEC) también tendrán prioridad en la asignación de botiquines. Según estipula este decreto, “para la vinculación de un botiquín tendrá preferencia la farmacia del núcleo de población con menor número de habitantes de la misma zona farmacéutica en la que se proyecte la instalación”. Y, en caso de que ese núcleo de población contase con varias oficinas de farmacia “tendrá prioridad la farmacia cuyas ventas anuales públicas sea la de menor ingresos económicos”.

Twitter
Suplementos y Especiales