Los retos de futuro en la farmacia también se abordan con “herramientas del pasado”

Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
14 mar 2018 - 08:00 h
|

Para afrontar los retos de futuro (o presente) que introduce el nuevo paradigma sociosanitario marcado por el envejecimiento y la cronicidad y, por ende, el nuevo tipo de paciente, no hace falta “romper con el pasado”. Todo lo contrario. En el abordaje de este paradigma juegan un importante papel “herramientas del pasado” como la escucha activa, la formación continuada o el lenguaje accesible. Todos ellas en un entorno de convivencia y/o complementariedad con las herramientas de futuro (y presente) que son las nuevas tecnologías.

Estas fueron algunas de las claves apuntadas por Eduardo Jiménez, experto en coaching, en la conferencia titulada “El farmacéutico, ¿estamos preparados ante los nuevos retos?”, celebrada en la segunda jornada (miércoles 14 de marzo) de Infarma Madrid 2018, patrocinada por Mylan.

Algunos de esos retos de futuro planteados por este experto no pueden considerarse ‘desconocidos’ en la oficina de farmacia, como puede ser la falta de adherencia de los pacientes. Una falta de adherencia que para Jiménez es el “talón de Aquiles” tanto del paciente como del farmacéutico. Es ahí donde entran esas herramientas tradicionales como la escucha activa o el lenguaje accesible por parte del profesional: “hay que conocer al paciente, conocer sus necesidades, motivaciones; no solo limitarse a su problema de salud”, expuso.

Es por ello que, para este experto, la farmacia “del futuro” tiene “mucho que ver con la humildad”. En concreto, “con no no darlo todo por sabido; con apostar por la formación profesional y conocer lo máximo posible de nuestro paciente”, concretó en su intervención.

Es evidente que sería un error no hacer uso de la evolución en esta nueva forma de asistencia. Por ejemplo, a través del uso de aplicaciones tecnológicas con las que “monitorizar al paciente”. Tanto para el propio seguimiento farmacoterapeútico, la adherencia como para establecer contacto con él, puso como ejemplo.

Asimismo, otro de los retos de la farmacia es aquel paciente “que entra a la farmacia sin receta”, apuntó, y al cual en ocasiones se debe atender “sin intentar tocar la cajonera”, indicó en alusión al consejo farmacéutico.

Otras de las claves apuntadas por Jiménez pasan por la autonomía y confianza en el equipo de la farmacia: “hay que incentivar al equipo facilitando la autogestión”, recalcó.

Twitter
Suplementos y Especiales