Enfermería 'entra en bucle' al insistir en su ataque a la farmacia asistencial

Herramientas
Madrid
|
20 jun 2018 - 16:28 h
|

La repetición de un mensaje hasta la saciedad no carga de razón (o no debe hacerlo) a su contenido. Es por ello que la profesión farmacéutica sigue desmintiendo, en algunos casos, o mostrando indiferencia, en otros, los ataques a la farmacia asistencial que, en forma de manifestaciones públicas, se vienen efectuando con (quizá) demasiada asiduidad en las últimas semanas desde las entidades representativas de Enfermería.

Hace ahora siete días, la Mesa de la Profesión Enfermera (formada por Consejo General de Enfermería y sindicato Satse) denunciaba —amparándose en los resultados de una encuesta a pacientes— que los intentos de las farmacias por asumir nuevos servicios asistenciales suponía, a su juicio, “una privatización encubierta y una estafa al SNS y los ciudadanos”, ya que “solo les mueve un interés de lucro empresarial”. Pues bien, como si hubieran entrado en una suerte de bucle, este 20 de junio se ha producido un nuevo capítulo.

En este caso, los presidentes de Colegios provinciales y autonómicos de Enfermería —reunidos en Madrid— han reiterado en un comunicado su “rechazo” a la “privatización encubierta de la Sanidad que supone la mal llamada (sic) farmacia comunitaria o asistencial”. Huelga decir que desde la Organización Colegial Enfermera se consideran sinónimos ambos conceptos, cuando cabe recordar que la farmacia asistencial debe considerarse un desarrollo de la farmacia comunitaria.

Sea como fuere, estos presidentes respaldan “de forma unánime” las actuaciones que se están realizando desde sus entidades “contra este intento de privatización de la sanidad pública que está encontrando el apoyo de algunas Comunidades Autónomas”, indican. Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco, Murcia, Castilla-La Mancha y Galicia son las CC.AA ‘señaladas’ en este comunicado por haber promovido proyectos relacionados con el seguimiento y control de pacientes crónicos y polimedicados por las boticas, revisión de botiquines domésticos, etc.

Para la Organización Colegial de Enfermería, estos servicios farmacéuticos “carecen de respaldo jurídico, conlleva un importante riesgo para la salud de las personas y supone una clara invasión de competencias profesionales”. Como ya hiciera la Mesa de la Profesión Enfermera, se vuelve a descalificar a los farmacéuticos al tildarles como “las personas que se ganan la vida con la dispensación y venta de medicamentos”. Incluso, califican a los pacientes que reciben estas actuaciones como “vulnerables”.

Para terminar de rizar el rizo, en el comunicado emitido por la Organización Colegial de Enfermería se indica que varios presidentes colegiales enfermeros “han mostrado su oposición ante el hecho de que un médico o una enfermera no pueda ser titular de una farmacia y prestar servicios asistenciales (...) cuando tengan un farmacéutico contratado que pueda prestar atención al público”.

Twitter
Suplementos y Especiales