Distribución e industria son compañeros de viaje de la botica hacia la digitalización

El universo digital debe ser visto como una oportunidad, y no como dificultad, para acercarse a la salud del paciente
Herramientas
Madrid
|
18 nov 2016 - 08:00 h
|

A menor ritmo que otros sectores, pero la oficina de farmacia sigue avanzando en su camino hacia la digitalización, tanto en sus relaciones con el paciente como la propia gestión interna. Un viaje “obligado y obligatorio” por el también cambio de perfil del usuario y en el que tiene a sus principales proveedores (distribución e industria) como perfectos compañeros en el mismo. Así lo pusieron de manifiesto diversos expertos en el universo digital participantes en la mesa redonda ‘Comunicación digital B2C en la farmacia’ que, con la colaboración de Becton Dickinson Dispensing (BD), se celebró en el marco del 4 Congreso Autocuidado en Madrid.

Ichel Alarcón, responsable de comunicación de la consultoría especializada en el sector farmacéutico Mediformplus, ha apuntado que “la digitalización no debe ser una dificultad para la farmacia, sino una oportunidad”. Para Alarcón, ahora hay que hablar de un icliente (informado, inquieto e inconforme), además de su omnipresencia. “Este usuario ya no está solo en la farmacia física, sino también en redes sociales e Internet”, avisa la responsable de Comunicación de Mediformplus.

Otros compañeros de Alarcón en esta mesa, como Sofía Azcona, directora general de Cofares Digital, recordó las herramientas tecnológicas que la distribución pone a disposición de las boticas en este viaje (sin retorno) hacia lo digital. En el caso de este grupo distribuidor, la ayuda se presta, enntre otras herramientas, a través de proyectos como Destino Salud. Azcona desgranó las características de esta app que facilita el seguimiento sanitario del paciente a través del universo digital.

Entre otros servicios, Destina Salud permite crear una ficha del paciente en la que incluir información sanitaria, recordatorios de fechas de pruebas o puesta de vacunas, así como incluir los resultados de mediciones que se hayan realizado el establecimiento, o bien de las propias automediciones del paciente en su domicilio. Las funciones de esta herramienta también permiten asignar ciertos programas sanitarios al paciente o incluir información para la consulta por el usuario, como los distintos calendarios vacunales vigentes en cada comunidad. Incluso, existe la posibilidad de activar un servicio de alertas cuando al usuario (según la edad y/o vacuna) le toque inmunizarse.

En opinión de la representante de Grupo Cofares, herramientas así confirman “que la tecnología acerca a la farmacia a la salud del paciente”, estima Azcona.

Venta online y redes sociales

En ese viaje tecnológico de la farmacia comunitaria, son muchas las rutas que le acercan al paciente a través del universo digital. Una de ellas, abierta desde hace algo más de un año, es la venta online de medicamentos OTC. “Aunque no se trate de un gran número de farmacias las que se han adentrado en este canal, debemos tener claro que la venta online ha venido para quedarse”, apuntó en esta mesa redonda Antonio Ibarra, responsable de Marketing Multicanal en Sanofi.

Lo que ocurre respecto a la venta online es asimismo aplicable al campo de las redes sociales. “No vale con abrir cuentas o perfiles asociadas a la farmacia solo porque otros lo han hecho; si se da el paso es para trabajarlas”, avisa este experto. En su intervención, Ibarra recordó que son muchas las compañías farmacéuticas que ofrecen programas formativos en el mundo digital. “Incorporar la formación tecnológica a la sanitaria facilita ofrecer mejores respuestas al paciente”, reiteró el representante de Sanofi.

La relación entre farmacia e industria en el universo digital debe entenderse como un quid pro quo. Y es que estas compañías también necesitan a la oficina de farmacia como canal en el que dar a conocer sus herramientas de ehealth para uso del paciente. Así coincidieron en señalarlo tanto Ibarra como otro de sus compañeros en esta mesa del Congreso de Autocuidado, Ignacio Barcala, director comercial de Becton Dickinson Dispensing.

“La intervención del farmacéutico sigue siendo fundamental para el uso de la tecnología sanitaria por parte del paciente; no han venido para sustituirle sino complementarle”, expuso Barcala.

Ejemplos de ello son herramientas como las pantallas táctiles ‘Vmotion’ , que permiten conocer al paciente dentro de la propia botica y de forma autónoma el stock de OTC del establecimiento. También son ya una realidad las máquinas Vpoint, una suerte de selfservice en la compra de OTC que “simplifica el proceso de venta para clientes de paso que no necesitan atención farmacéutica en profundidad”, concretó Barcala.

La oficina de farmacia prosigue a paso firme su camino al universo digital, pero a menor ritmo que otros sectores

El farmacéutico del siglo XXI debe saber que su formación sanitaria debe ya acompañarse con formación tecnológica

Twitter
Suplementos y Especiales