Alianza de Cofares y COF de Madrid frente a la anorexia y bulimia

Las farmacias madrileñas se implicarán en prevenir y detectar trastornos alimentarios
Herramientas
Madrid
|
11 ene 2019 - 14:00 h
|

Según recuerdan los expertos en psiquiatría, y cuyas palabras hace suyas Montserrat Grael, jefa del servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, los trastornos alimentarios y de la ingesta de alimentos —según la nueva denominación para estas patologías sugerida por la OMS— “son un problema de todos que, por tanto, requieren soluciones de todos”. También, por supuesto, de aquellos profesionales con los que los ciudadanos muestran confianza, vinculación e, incluso, amistad: los farmacéuticos.

<p>Alianza de Cofares y COF de Madrid frente a la anorexia y bulimia</p>

Conscientes de ello, la Fundación Cofares y el COF de Madrid, junto a la Fundación Fita y el apoyo de la Consejería de Sanidad de Madrid, han puesto en marcha la campaña ‘Stop anorexia y stop bulimia’, centrada en la prevención, detección precoz y concienciación en torno a los trastornos alimentarios en las farmacias regionales.

Se trata de unas patologías que afectan en torno a 400.000 personas en España, principalmente adolescentes féminas y cuya edad inicial de aparición se sitúa en torno a los 13 años. “Por datos así queríamos contribuir con esta campaña a ayudar al abordaje de un problema que cada vez más afecta a la sociedad y, en concreto, a jóvenes”, defendió en su acto de presentación Eduardo Pastor, presidente de la Fundación Cofares. Así, en el marco de esta campaña, las farmacias lucirán carteles informativos con los principales síntomas que dejarían entrever la existencia de un trastorno alimentario y de la ingesta, así como otra información reseñable (teléfonos de asociaciones, etc.) para familiares y afectados.

<p>Alianza de Cofares y COF de Madrid frente a la anorexia y bulimia</p>

“Hasta ahora no se ha aprovechado mucho la red de farmacias y sus profesionales en las campañas de prevención de estos trastornos, por lo que esta iniciativa es un reto. No podemos olvidar que las ventajas del farmacéutico en esta prevención pasan por su accesibilidad y la confianza que generan, lo que le lleva a ser una de las primeras fuentes de información a la que acuden pacientes y familiares”, indicó la jefa de Psiquiatría del Hospital Niño Jesús.

La implicación de todos los profesionales sanitarios es suprema dado que, como recuerda Grael, patologías como la anorexia o bulimia son las de mayor mortalidad entre todas las enfermedades mentales, y dado que “la recuperación completa de estos episodios es posible, en especial si se ha producido una identificación y detección precoz”.

Lejos de ser “tonterías de adolescentes”

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la Consejería de Sanidad de Madrid, representada en el acto de presentación por su viceconsejero, Fernando Prados. En este sentido, Prados lamentó que se trate de patologías mentales, no nutricionales, “que ha creado el ser humano por las nuevas formas de vida”.

<p>Alianza de Cofares y COF de Madrid frente a la anorexia y bulimia</p>

Sobre ello incidió también Raquel Linares, responsable de Salud de la Fundación Fita: “Aunque en ocasiones estos trastornos sean difíciles de comprender, en ningún caso son tonterías de adolescentes, sino verdaderos problemas de Salud Pública que rompen su circuito evolutivo”, denunció.

<p>Alianza de Cofares y COF de Madrid frente a la anorexia y bulimia</p>

Según detalló Montserrat Grael, las causas de aparición de estos trastornos son mutifactoriales. Si bien el principal factor de riesgo es la “vulnerabilidad genética”, puede combinarse con otros como los antecedentes de sobrepeso en la infancia o la propia importancia que se de en el entorno familiar “a la imagen corporal y el peso” y factores culturales —y erróneos— como el ‘ideal’ de delgadez.

Es por esta multifactorialidad, y el conocimiento y cercanía que tienen los farmacéuticos con la sociedad, que esta experta pone en valor el papel de las farmacias tanto en la prevención primaria —ayudar e informar cara a disminuir los factores de riesgo— como la prevención secundaria —detección precoz del episodio—. “En ocasiones, el paciente o el familiar muestra una mayor confianza en informar de estos problemas al farmacéutico que al médico”, corroboró Luis González, presidente del COF de Madrid.

<p>Alianza de Cofares y COF de Madrid frente a la anorexia y bulimia</p>

En este aspecto, el papel del farmacéutico cubre un amplio espectro de actuaciones que puede pasar desde ofrecer asesoramiento, detectar posibles avisos de síntomas —“muchas veces informados por los familiares, no el afectado”, recuerda González—, derivar al médico ante un posible episodio de anorexia y bulimia, hacer seguimiento —en un 40 por ciento de episodios hay recaídas— y prestar atención ante situaciones que puedan atisbar un trastorno de este tipo. Un ejemplo de ello puede ser la petición por parte del mismo paciente —bien por el número de unidades en un mismo acto o por repetirse periódicamente en el tiempo— de laxantes y diuréticos. Ahora bien, el hecho de tratarse de productos de venta libre y, por ende, de fácil acceso, dificulta esta labor de detección.

Twitter
Suplementos y Especiales