Exigir más a la I+D en cáncer

Temas relacionados:
Herramientas
|
16 oct 2017 - 08:00 h
|
<p>Exigir más a la I+D en cáncer</p>

Mientras el Senado decide, con algo de retraso, los expertos que arrojarán luz sobre la medicina de precisión, hay que reflexionar sobre la verdadera innovación. Según informa EL GLOBAL, publicación hermana de GM, la EMA aprobó entre 2009 y 2013 un total de 48 nuevos medicamentos contra el cáncer, en 68 indicaciones diferentes. Un estudio publicado en Bristish Medical Journal asegura que tan sólo el 51 por ciento de estas indicaciones han mejorado de manera significativa la supervivencia y la calidad de vida. Profundizando en estas cifras encontramos que la supervivencia mejoraba en el 35 por ciento de las indicaciones aprobadas, con una media de 2,7 meses. Con la calidad de vida, sin embargo, no hay tanto éxito; tan sólo un 10 por ciento de las nuevas indicaciones aprobadas (7 de las 68 mencionadas) conseguían mejoras en calidad de vida. Hay que reconocer que la evidencia con posterioridad a la aprobación apareció en un 7 por ciento de las indicaciones, lo que apunta a ser prudente con no contemplar los datos en la vida real que pueden mejorar la eficacia clínica de la aprobación. Todo ello suma el 51 por ciento.

La EMA realiza un seguimiento de los tratamientos aprobados (para el estudio de BMJ en las indicaciones mencionadas) de entre 3,3 y 8,1 años, siendo la media de 5,4 años. Durante este tiempo, la mitad mencionada de las indicaciones presentaban un beneficio clínico significativo, incierto para la otra mitad.

Con la media de seguimiento de 3,3 años por parte de la EMA, se deduce que no conseguíamos evidencia de un beneficio clínico significativo durante ese tiempo en la mitad de los medicamentos y sus indicaciones aprobadas. Pero no se trata sino de estimular mejores maneras de presentar los expedientes de registro, el diseño de los estudios o los seguimientos post-comercialización. De éstos, es la Real World Evidence el que más promete, a medida que avanza el Big Data. Hay que exigirle más a los medicamentos, pero hay que flexibilizar los procesos de aprobación y abordar la complejidad del cáncer. Las rigurosas evaluaciones siguen siendo, sin duda, una garantía.

Twitter
Suplementos y Especiales