El control de la dosis de radiación en pacientes con cáncer de recto mejora su calidad de vida

Herramientas
|
h
|

La radioterapia puede eliminar el cáncer de recto sin necesidad de cirugía en determinados pacientes previamente seleccionados mientras que con un control adecuado de la dosis se pueden reducir “enormemente” los efectos secundarios asociados a este tratamiento, lo que mejora su calidad de vida y reduce el gasto sanitario.

Así se desprende de la tesis doctoral de la oncóloga radioterápica Clara Eíto, del Instituto Oncológico de IMQ, que ha sido premiada en las III Jornadas doctorales en el Campus de Excelencia Internacional Iberus, después de que en los últimos años se hayan mejorado los paradigmas sobre el manejo en los protocolos de tratamientos.

Esto ha permitido disminuir la recurrencia local en cáncer de recto en los pacientes candidatos merced a las técnicas quirúrgicas, estandarizadas en la práctica habitual. Y de forma simultánea, ha añadido, el tratamiento preoperatorio para cáncer de recto ha evolucionado significativamente con la combinación de la quimioterapia y la radioterapia.

Así, diversos estudios aleatorizados muestran que la radioquimioterapia preoperatoria reduce el riesgo de recaída local en un 50 por ciento y aumenta la probabilidad de cirugía conservadora del esfínter anal.

Sin embargo, ha explicado Eíto, la dosis administrada de radioterapia al esfínter anal afecta a la función esfinteriana en pacientes con cáncer de recto localmente avanzado, “presentando síntomas agudos y crónicos, y tan frecuentes como la incontinencia fecal, con la transcendencia social que supone”.

El objetivo de su tesis ha sido determinar qué dosis de radioterapia sobre el esfínter influye de manera más significativa en la función del esfínter y, en consecuencia, en la calidad de vida de los pacientes. La investigación giró en torno a casi 100 pacientes diagnosticados de cáncer de recto localmente avanzado, tratados de forma preoperatoria con radioterapia, con el fin de establecer una correlación entre las variables dosimétricas y la alteración esfinteriana.

La experta estudió más de 30 variables en cada paciente y realizó un complejo análisis estadístico, con la colaboración de la Unidad de Metodología de la Fundación Miguel Servet, y vieron que “al limitar la dosis de radioterapia al esfínter anal con los parámetros encontrados disminuyen los efectos secundarios de los pacientes tratados de forma preoperatoria por cáncer de recto, lo que mejora su calidad de vida y además, disminuye el gasto sanitario”.

Twitter
Suplementos y Especiales