Herramientas
|
12 abr 2017 - 12:00 h
|

El consejero de Salud de Andalucía, Aquilino Alonso, no ha tenido en los últimos tiempos una tarea fácil. A los habituales asuntos y problemas a los que se enfrenta el consejero, con las subastas de medicamentos como parte de su día a día, sumó el de las protestas por la frustrada fusión hospitalaria de Granada. Con ese tema ya cerrado, Alonso afrontaba una jornada ante el sector para explicar estas y muchas otras de las iniciativas que se han puesto en marcha desde su consejería. Y lo hizo con la seguridad que le dan los datos y tres sentencias del Tribunal Constitucional avalando las subastas de medicamentos. En cualquier caso, el sistema de selección andaluz no es bueno por los motivos de siempre y que no van a cambiar por mucha sentencia que haya de por medio. Y lo que no es bueno es mejorable, si duda. Ese es el camino y así parecen haberlo entendido todos, incluido el consejero. Alonso reiteró su disposición a buscar mejoras al modelo de subastas y es ahora el momento de ofrecer una alternativa que permita optimizar un sistema muy mejorable.

Alonso habló de subastas y de otros de los proyectos clave de esta legislatura, la Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía, que afronta ahora un momento decisivo, el trámite parlamentario. Es allí donde se verá qué camino toma la sanidad andaluza y sus controvertidas medidas. Aquilino Alonso tendrá que defender su proyecto estrella, convencer y ceder en algunos puntos.

Andalucía se merece una sanidad alejada de decisiones políticas. Solo así conseguirá mostrar los programas y el potencial investigador e innovador que se está desarrollando en la comunidad autónoma. Andalucía es mucho más que las subastas

Twitter
Suplementos y Especiales