Herramientas
Presidente Editor de EG
|
12 abr 2017 - 12:00 h
|
<p>Posible pacto con los pacientes...de nuevo</p>

Los viejos del lugar recuerdan cosas que para los más nuevos les son ajenas. Corría el año 2001 y un grupo de Organizaciones de Pacientes, lideradas por Emilio Marmaneu (ex presidente de CEAFA) impulsan la participación de los pacientes a través de la calidad y la transparencia. Se contituye la Alianza Q-ORG que desarrolla una norma de calidad y gestión para organizaciones de pacientes. La norma fue el requisito para refundarla como la Alianza General de Pacientes, cuyas organizaciones poseen el sello GRP-25, una forma de garantizar la gestión de calidad. Desde la ministra Ana Pastor hasta la actualidad con Dolors Montserrat, ha habido diversos proyectos en relación a la representación de los pacientes. Los más sólidos son el Foro Español de Pacientes y la Alianza General de Pacientes, que cumplen más de 15 años cada una trabajando por la representación y la interlocución horizontal de los pacientes. Nadie representa mejor a los pacientes que ellos mismos, y ninguna forma de hacerlo es mejor que desde la transparencia y la calidad. Por esa razón, resulta mezquino pretender hacer creer que el posible pacto de los pacientes ocurre como consecuencia de una actividad desarrollada en los últimos meses por una persona en concreto del colectivo de pacientes, o un directivo de una organización de pacientes. Ana Mato, ministra de Sanidad en 2014, incluyó al entonces presidente de la Alianza General de Pacientes en su Consejo Asesor. Leire Pajín, que fue quien precedió en el cargo a Mato, tuvo la oportunidad y la desaprovechó. Mato fue la primera ministra en tener a los pacientes en su consejo. Algunos tienen la memoria frágil.Probablemente hubiera habido pacto si no hubiera dimitido antes de finalizar su mandato. Un pacto en el que se hubiera podido establecer el compromiso por la transparencia, la sostenibilidad, la calidad y muchas cosas más, de los pacientes y sus organizaciones. Los pacientes, sus asociaciones y su representantes, llevan años queriendo construir desde posturas conciliadoras y al margen de las ideologías. Por supuesto, estamos en nuevos tiempos con nuevas reglas, y el parlamentarismo permite un mayor grado de interlocución. Como en los comienzos de la democracia, la Sociedad Civil necesitaba sindicatos, y las pugnas de CC.OO , UGT y el resto, abrieron paso a la convivencia. Evitar caer en manos de los que se arrogan la única representación es imprescindible. Les pedirán cuentas sus asociados: proyectos, cuentas claras y responsabilidad. Un pacto por los pacientes puede incuir, en estos momentos, a tres de estas organizaciones, con distinta trayectoria y recorrido, pero con similar capacidad representativa. La ministra Dolors Montserrat ya mantuvo un encuentro con el Foro Español de Pacientes, la Plataforma de Organizaciones de Pacientes y la Alianza General de Pacientes. Algunas organizaciones de pacientes se moverán en breve de unas organizaciones a otras, aquellas que mejor les representen. Y eso redundará en una mejor calidad de la representación. Es momento de que se dejen de lado personalismos y arrebatos de ser más paciente que nadie. Es hora de trabajar por un pacto serio que no puede ser mérito de nadie, sino de todos. Un Pacto lo es de todos, y nadie sobra.

El Pacto con los pacientes incluirá al Foro Español de Pacientes, la más reciente POP, y la Alianza General de Pacientes

Seguiremos la pista...

El PP consigue el apoyo de PSOE, Podemos y C’s para apoyar la iniciativa que inste al Ministerio a firmar un pacto con los pacientes. El parlamentarismo se abre paso.

Los PGE de 2017 (sin ser los que más inciden en el sector por estar transferida la sanidad) calificados como buenos para el sector e insuficientes para Castilla-La Mancha, Andalucía y C. valenciana.

Entrevista del Conseller catalánComín a EG: Quiere profundizar en el pago por resultados.

La consejería de Salud de la Comunidad Valenciana podría tener presente la “continuidad asistencial” y no excluir a la oficina de farmacia de las compras a residencias.

Sin distribución solidaria no hay modelo de farmacia que permita sobrevivir al 40% de las farmacias, que son rurales. La distribución farmacéutica requiere de un pacto por el futuro de la farmacia.

Twitter
Suplementos y Especiales