Los Estados miembros pueden apoyar a Barcelona como sede de la EMA: el mejor mensaje de la UE

Herramientas
Presidente Editor de EG
|
06 oct 2017 - 12:28 h
|
<p>Los Estados miembros pueden apoyar a Barcelona como sede de la EMA: el mejor mensaje de la UE</p>

Barcelona ya ha sido reconocida como una de las tres mejores candidaturas técnicas por la Comisión Europea, junto a Amsterdam y Copenhagen. La capacidad de Barcelona de retener talento la sitúa entre las dos mejores. Pero su principal defecto es el proceso de independencia iniciado. Los estados de la UE no pueden abandonar a Barcelona ahora.

Decía el escritor Mark Twain: “Nunca discutas con un idiota, te rebajará a su nivel y te ganará por su experiencia”. Probablemente se inspiró en el filósofo alemán Immanuel Kant que se adelantó un par de siglos al americano y afirmó: “No discutas con un tonto, la gente puede no notar la diferencia”. Kant fue el precursor del idealismo alemán, y hoy viene al caso de esta columna. Por alguna razón parecida, yo no escribo para tontos. Creo que la Unión Europea tiene una extraordinaria oportunidad de confirmar, en la candidatura de Barcelona, el futuro que nos espera a todos los españoles: la convivencia en paz, respetando las leyes y, sobre todo, respetando a las personas y a sus opiniones.

La Comisión Europea (UE) ha liberado un informe en el que señala que tres candidaturas a sede de la European Medicines Agency (EMA) son las que mejor cumplen con los seis criterios técnicos. Son las únicas candidaturas que pueden asegurar la seguridad de los pacientes y disponer en tiempo las novedades terapéuticas, entre otras razones. Barcelona, Amsterdam y Copenhagen. El principal inconveniente atruíble a Barcelona es el entorno político y el anunciado proceso de independencia. Los hechos son que, a medida que avanza toda esta sucesión de acontecimientos, la realidad golpea a muchos catalanes (al margen de sus ideas): las encuestas ya indican que la mitad de catalanes y la mitad de españoles están convencidos de que hay una salida dentro del marco constitucional. La UE insiste en la integridad del territorio, en los valores europeos y en que la convivencia anida en libertad y democracia. Nadie que me lea puede pensar que afirmo nada hiriente, y no pretendo ser equidistante, tan sólo objetivo. Es el momento de que la UE apueste por España y por Barcelona, porque esto se resolverá, dentro del marco constitucional, por la “reducción al absurdo”: Una técnica matemática que demuestra que una proposición es verdadera probando que, si no lo fuera, llevaria a una contradicción. La demostración contradictoria es que Cataluña no va ser un territorio paupérrimo, con bancos y empresas abandonando su sede social por los impuestos, empresas con excelentes productos renunciando al 80% de sus ventas en el resto de España, y con niveles de paro que lleven al colapso de la sociedad. La sanidad catalana no puede dejar a médicos, enfermeros y farmacéuticos sin pagar. Y como esto no va a pasar, la UE debe apostar por España y conceder la candidatura a Barcelona, la mejor de las que optan.

Como no va a llegar el colapso, Barcelona puede seguir siendo la mejor candidata a ser sede de la EMA, y eso enriquecerá Barcelona, la hará más moderna, más puntera en investigación, y más conectada con la investigación del resto de España y Europa. El mensaje de la UE puede ser ahora el que esperan mucho europeos: que confíen en que entre catalanes y españoles, siendo unos y otros la misma cosa en alta proporción, va a prevalecer el sentido de prosperidad y libertad de una inmensa mayoría, frente a unos pocos que confían en echar abajo el sistema económico y la prosperidad alcanzada, sin importarles las consecuencias.

Afortunadamente, muchas voces se han alzado en los últimos días en relación a que no puede tomarse una decisión en relación a la sede de la EMA a la ligera. De las 19 candidaturas, como si a una fiesta de cumpleaños se tratara, se han apuntado ciudades que no han presentado una propuesta creíble. Al hacerlo, han confiado en que las cuestiones geopolíticas, de alianzas o de conveniencias, puedan favorecer su propuesta. Pero la propia EMA, el Parlamento y la Comisión Europea han sido claras: la quinta candidatura apenas puede conservar el 65% del personal de la EMA, llevando a ser inviable su funcionamiento. Al reducir a tres la lista, ha dado la oportunidad de que Europa vuelva a tener sentido. Si los Estados de la UE dejan ahora fuera a Barcelona, están dejando fuera no sólo a la mejor candidatura, sino a la esencia de lo que es ser europeos. ¿Desde cuándo los ideales de una Europa de todos quedan pulverizados ante una minoría antisistema? Barcelona es apoyada por el Gobierno, por la Consellería y por el ayuntamiento. Es hora de votar por la UE.

Si los estados no apoyan la candidatura de Barcelona a la EMA, están renunciando a los valores europeos

Twitter