Herramientas
Presidente Editor de EG
|
04 nov 2016 - 12:10 h
|
<p>La ministra que participó en el pacto <br />de investidura entre el PP y C’s</p>

La ministra de sanidad, Dolors Montserrat, afronta la primera legislatura de la democracia que será dirigida por el parlamento y no por el consejo de ministros. No habrá ningún RDL que no sea objeto de debate y de mayorías suficientes: entramos en la era del multipartidismo. La ministra Montserrat reúne el perfil para esta tarea: formada inicialmente en los cuadros municipales en San Sadurní de Noya (Barcelona), tendrá la dosis de realismo y cercanía que imprime el contacto con la gente en un ayuntamiento. La ministra tiene formación en derecho y está acostumbrada al diálogo, pero también al debate: ha sido diputada por Barcelona y está acostumbrada a la actividad multipartido, como se vive en Cataluña. Porque eso es exactamente lo que deberá hacer: dialogar y debatir. El apoyo del partido Ciudadanos a la investidura de Mariano Rajoy se ha basado en 150 puntos. El presidente de C’s, Albert Rivera, ya ha dejado claro que en los primeros 6 meses quiere ver señales de que el pacto de investidura avanza y el Gobierno del PP cumple con sus compromisos. Si no lo hace, el parlamento comenzará a ejercer su mayoría y su oposición. Y ya han afirmado, desde el partido socio de investidura (que no de Gobierno), que van a seguir “diariamente” el cumplimiento del pacto, un pacto en el que la ahora ministra de sanidad fue miembro del equipo de negociación. C’s quería una comisión de seguimiento entre el Gobierno y la formación naranja, preocupados por la imagen de influencia y cambio que insisten en destacar desde esta formación. Avisan desde C’s que el Gobierno empezará a perder votaciones si no lo cumple o si se retrasa en los puntos del acuerdo. Por eso, lo primero que va a marcar la agenda de la ministra es revisar los 9 puntos sanitarios de la lista de 150 puntos.

C’s ha dejado claro que en 6 meses quiere ver que el pacto avanza y hay muestras por el PP de cumplir el pacto

A corto plazo: medicamentos huérfanos, situación laboral de los profesionales sanitarios, acceso a las nuevas tecnologías y a la innovación terapéutica. A medio plazo, recuperar la inversión en gasto sanitario público por habitante previa a la crisis (novedad relevante), las listas de espera sanitarias o la transparencia en la información. Pero no sólo el parlamento será el centro de decisión; el Consejo Interterritorial del SNS (CISNS) va a ser otro centro relevante para muchas decisiones y acuerdos. Y en este seno, la infuencia de C’s se diluye, y emerge el PSOE y los partidos nacionalistas. Esto quiere decir, que sólo se tomarán medidas de interés común aceptadas por todos si hay voluntad en cada una de las 17 consejerías de Sanidad o Salud. La actividad y el poder de decisión seguirá de manera importante en las consejerías, pero influídas por los parlamentos autonómicos, donde no pocos consejeros responden a varias preguntas en todas y cada una de las comisiones de sanidad que se llevan a cabo. Pero la ministra también tiene otras prioridades regulatorias, que aunque no estñén en los 9 puntos de C’s sí están en la agenda del PSOE, de Unidos Podemos y de C’s. Dos de estos tres partidos pueden facilitar apoyos. Y el PP deberá mostrar su lado más dialogante. Nadie quiere una legislatura muy corta, y sigue estando en manos de Mariano Rajoy adelantar las elecciones, si ve que se hace demasiado complicado gobernar.

Seguiremos la pista...

C’s marca la agenda de la ministra de Sanidad y exige un seguimiento que muestre resultados en 6 meses.

Otros asuntos no pactados aún requieren de debate y acuerdo. Se espera una actividad parlamentaria realmente frenética.

Andalucia sube un 5,5% su inversión en Sanidad para 2017, y marca el camino para incrementar la inversión en Sanidad.

La eurodiputada socialista, Soledad Cabezón, hace frente a las más de 600 enmiendas del ENVI y busca apoyos en la Eurocámara.

La venta libre de medicamentos da la sorpresa y supera, en algunos casos, a la venta con cargo a fondos públicos.

Europa tarda 5,5 años en aprobar un medicamento, mientras que Estados Unidos lo hace en 3,5 años.

Twitter
Suplementos y Especiales