Somos más de Múltiple que de La La Land

Ana María Rodríguez, presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo
“La prestación de servicios por las farmacias, aunque no es el realismo italiano, ha dejado de ser ciencia ficción”
Herramientas
Madrid
|
17 feb 2017 - 12:00 h
|

Pregunta. Como cinéfila que eres ¿Cuál es tu género favorito?

Respuesta. Me gustan mucho los thrillers, como Rebecca de Hitchcock. Fue el primer libro que me leí de joven y me encantó la película. También algo más clásico como La La Land, romántica y llena de expectativas y sueños.

P. Y ¿cómo ves al sector, más como La La Land o al estilo de Múltiple, con sus personalidades varias?

R. Desde luego como La La Land no lo veo. El sector vive más en situación de bipolaridad que de encanto y maravillas.

Siempre estamos en una incertidumbre, desgraciadamente. Es una pena, porque trabajamos con mucha implicación por el paciente. Pero la Administración nos pone el peyorativo del gasto farmacéutico, cuando apenas es el 15 por ciento.

P. ¿Contra qué enemigo librarías una lucha de espadas estilo samurái?

R. Es más un enemigo estructural que personal: la falta de integración del farmacéutico en el SNS. Parece que como no estamos en nómina del Sescam o SNS estamos fuera. Esa es la batalla, los servicios profesionales, poner de manifiesto que la farmacia lleva mucho trabajando por el paciente y se tiene que valorar.

P. Hablar de la remuneración de servicios ¿es algo de película?

R. Parece el sueño La La Land, sí. Ahora todas las Comunidades tienen déficit sanitario, así que pretender que paguen por los servicios, cuando debatimos que se pague la factura, forma parte de ese sueño. En este país la política sanitaria siempre ha sido coyuntural, no estructural, como debería. Ahora, no hay que perder de vista que el servicio profesional es un ahorro estructural. Y este tiene que revertir en el sistema y las boticas serán una parte.

P. El consejero abrió la puerta a nuevos servicios prestados por la botica, ¿película de ciencia ficción o realista?

R. Es una película que ha dejado de ser ciencia ficción, no es que estemos en el neorrealismo italiano, pero ya tiene visos de parecerse un poco a la realidad. La Administración se ha concienciado de que tiene una gran aliada en la farmacia. El consejero dijo públicamente que nos hará participar en la prevención del cáncer de cérvix. Muchos trabajos antes solo los hacían sociedades científicas y ahora son realidad, no ciencia ficción.

P. Si en Toledo convivieron tres culturas... ¿Habrá convivencia en el ámbito sanitario o veremos un film bélico?

R. Convivían y se toleraban, pero no se mezclaban. En nuestro ámbito, cada uno tiene su espacio, pero hay que tender puentes y nosotros somos parte del sistema. Con la interconexión digital tan fácil, no tiene sentido que la conexión profesión llegue a ser tan difícil.

P. Entonces el ‘portador del anillo’ acaba siendo el paciente...

R. Así es, tiene que ir con todo sus documentos y las incidencias, por ello debe haber comunicación fluida, con los profesionales y con la Administración.

P. Otra de tus aficiones es el running, ¿Corredora de fondo o de velocidad?

R. De fondo, pero ahora estoy lesionada. Corro por hobby tres días por semana, 45 minutos, eso me mantiene en forma y la cabeza en su sitio.

P. ¿Qué te hace salir corriendo como Forrest Gump?

R. El eterno debate entre titularidad- propiedad, me hace querer salir a correr todos los días. Es una pena, se pasa una película y nos viene otra.

P. ¿Qué películas te hacen pasar una ‘noche toledana’?

R. Me dan horror las de miedo, por ejemplo El exorcista o Los chicos del maíz. Otras me gustan, aunque lo paso mal, como las de la II Guerra Mundial. Me pasó con La Lista de Schindler o El niño del pijama de rayas, en esta última me tuve que salir del cine.

En diez líneas

Ana María Rodríguez (Toledo, 1964) Ejerce desde 1980, aunque comenzó como profesora de secundaria. Le encanta el cine clásico, aunque no el clásico discurso del gasto farmacéutico. Sueña con películas románticas pero le gusta el realismo y las carreras de fondo. Por eso en 2003 se implicó en política, para que se valore el papel de la farmacia, primero en la patronal Afedeto, luego 4 años como vicepresidenta del COF y desde 2015 como presidenta.

Twitter
Suplementos y Especiales