“Los retos son un aliciente a seguir adelante”

Sergio Rodríguez, presidente de la Fundación Pfizer
“Hay que seguir siempre buscando nuevos caminos para aportar más beneficios a los pacientes”
Temas relacionados:
Herramientas
Madrid
|
01 mar 2019 - 13:00 h
|

Pregunta. Me han contado que una de sus grandes aficiones es la Harley Davidson... ¿es su vía de escape tras una larga jornada laboral?

Respuesta. Me gustan las motos y es una vía de ocio, aunque normalmente no la uso en Madrid, la uso los fines de semana para disfrutar del aire libre, ir a la sierra, pasear...

P. En la Harley y en el trabajo, ¿defensor de lo clásico o lo moderno?

R. Ni una cosa ni la otra. Soy un gran defensor de la innovación, ya que vivimos en un mundo de cambios, lo que considero que es positivo. afrontar cosas nuevas y todo lo que hay alrededor de la innovación que nos está haciendo cambiar día a día a nivel personal: aplicaciones, hábitos, cómo viajamos...

P. ¿Hay que seguir buscando nuevos caminos en la industria farmacéutica?

R. Hay que seguir siempre buscando nuevos caminos para poder aportar más a los pacientes. Mucho de lo que estamos haciendo, que tiene que ver con la innovación, está relacionado con los medicamentos pero también lo que podemos aportar a los pacientes, el sistema sanitario, como podemos ayudar no solo con las nuevas tecnologías sino con los nuevos procesos para que el sistema mejore y para que los pacientes tengan mejor calidad de vida.

P. ¿Qué es lo que más le gusta de montar en moto?

R. Con la experiencia de la moto parece que estás un poco más en contacto con lo que estás haciendo, la carretera, la naturaleza... es diferente.

P. ¿En qué se parece conducir la Fundación Pfizer y conducir una moto?

R. En la Fundación hacemos algo que creo que es muy bonito, que es intentar aportar a la sociedad desde nuestra visión de la innovación, los avances y seguir para delante. El paralelismo con la moto es complicado, aunque podría decir que montar en moto te da libertad y la Fundación nos da también esa libertad de trasladar a la sociedad los mensajes que creemos necesarios para los pacientes sin ningún tipo de atadura ni restricción que se pueda tener desde otras áreas. Tenemos esa libertad para trasladar valores que tenemos en Pfizer, pero que canalizándolos a través de la Fundación podemos llegar un poco más allá .

P. ¿Cómo ha sido durante este tiempo la experiencia al manillar de la Fundación Pfizer?

R. Considero que es muy gratificante por todo lo que ha supuesto durante los últimos dos o tres años. Hemos hecho una renovación de la Fundación, nos hemos enfocado en la innovación tanto científica como social, también en tener en cuenta la atención al paciente; pero todo eso que tiene que ver con que la innovación es el cariz que le hemos tratado de dar a la organización, y es muy gratificante. Para nosotros supone poder aportar algo a la sociedad desde lo que conocemos, las opiniones que podemos aunar, el talento que podemos reunir, por ejemplo, en los foros, los premios que entregamos cada año... creo que todo eso define un poco donde estamos ahora.

P. ¿Siente que ha tenido que ir durante muchos momentos ‘a todo gas’?

R. Siempre vamos a todo gas pero no por el hecho de que vayamos deprisa, sino porque tratamos de no perder ni un minuto. Es más el concepto de no perder el tiempo, de seguir aportando. Si ir muy deprisa supone tomar decisiones que no son las correctas y apresuradas, creo que ese no es el camino que queremos seguir; en la Fundación no lo hacemos así, pero si se refiere a no perder un minuto, desde luego que sí.

P. ¿Cuáles son las claves para que el trabajo de una Fundación como esta vaya ‘sobre ruedas’?

R. Creer en lo que estamos haciendo, tener un mensaje claro sobre lo que supone la innovación para nosotros y para la sociedad, lo que supone seguir avanzando y dando pasos a nivel científico, tecnológico y social. Pero creer en ello es lo que nos da más valor.

P. ¿Qué paisajes son los que más ha disfrutado durante este recorrido?

R. Uno de los proyectos que estamos llevando a cabo es e-Dea SaluD, trabajando con startups para tratar de identificar problemas o necesidades que hay en hospitales públicos y buscando soluciones en el mundo de las startups. Llevamos dos ediciones, la primera fue en el Hospital de Navarra y la segunda en La Fe de Valencia. Son proyectos muy gratificantes porque aunamos las necesidades de un hospital publico y vemos lo que supone para los pacientes, aportando nuestro conocimiento del sector sanitario y trayendo talento desde estas empresas que no tienen porque estar especializadas en sanidad pero que pueden traer nuevas tecnologías y aportar un valor espectacular para un paciente. El de La Fe está en proceso. Es muy gratificante poder impulsar el talento que tenemos en España y transformarlo en soluciones tangibles que aporten valor al sistema y mejoren la calidad de vida del paciente. Queremos seguir con ello porque además tenemos un hub de innovación, en el que también estamos identificando startups que puedan aportar talento y conocimiento al mundo sanitario para seguir mejorando y avanzando. Es de las partes más gratificantes.

P. ¿Ha tenido que sortear muchas curvas difíciles?

R. Más que curvas difíciles siempre hay retos. Todos esos retos suponen un aliciente a seguir hacia delante, siempre hay dificultades, no todo va a la velocidad que te gustaría, pero si tenemos claro el objetivo y hacia donde queremos ir todas esas “curvas” son alicientes.

P. ¿Qué caminos le quedan por recorrer al frente de la Fundación?

R. Seguir con el plan que tenemos establecido; seguir trabajando hacia la innovación, instando a que se desarrollen nuevos proyectos en el campo de la innovación social que es un área que queremos reforzar; seguir con la innovación científica que es nuestra razón de ser, y la tecnológica con el proyecto e-Dea Salud, que es muy ilusionante y esperemos que se pueda exportar a otros sectores, ya que es colaborar entre la gran empresa, la startup y cubrir una necesidad de la sociedad.

P. Además del trabajo y la Harley, ¿le queda tiempo para algo más?

R. Cuando puedo, me gusta viajar. Además, tengo dos hijos a los que me gusta dedicarles tiempo, aunque últimamente sea más difícil no sólo por mí. También me gusta mucho cocinar y estar con mi familia.

En diez líneas

La Fundación Pfizer cumple 20 años con el objetivo de impulsar la ciencia, la tecnología y la innovación, además de promover su acercamiento a la sociedad, adaptándose a los cambios constantemente. Entre las acciones que llevan a cabo se encuentran diferentes iniciativas para captar talento y sumarlo a esta innovación, a lo que se suma una entrega de premios anual en la que reconocen la labor de jóvenes investigadores españoles. A la cabeza de la organización se encuentra Sergio Rodríguez (Sevilla, 1966), que también dirige Pfizer en España, y asegura que entre sus prioridades laborales se encuentran la búsqueda de nuevas alternativas que repercutan directamente en la calidad de vida de los pacientes. En su tiempo libre, la Harley Davidson es una de sus grandes aficiones como herramienta para alejarse de la gran ciudad y disfrutar del paisaje , a lo que añade su pasión por cocinar y viajar. Su familia también es una de sus grandes prioridades y le gusta dedicarles todo el tiempo que puede fuera del trabajo.

Twitter
Suplementos y Especiales