“Cada dieta tiene que estar adaptada a la suceptibilidad genética”

ELISA BLÁZQUEZ Nutricionista Clínica Medicina Integrativa
Herramientas
Madrid
|
16 jun 2017 - 14:00 h
|

Un plan de alimentación integrativo es aquel que se adapta a tus necesidades para mejorar tu salud y bienestar. A diferencia de las dietas convencionales, es para toda la vida. Te aporta los conocimientos necesarios para tener una mayor conciencia y control de tu alimentación. Para conocerla más de cerca, Elisa Blázquez, nutricionista de iQtra Medicina Avanzada, explica a GM sus claves.

Pregunta. Hablamos de nutrición integrativa, ¿ qué diferencias hay con respecto otras áreas de la nutrición?

Respuesta. La nutrición integrativa nace en el contexto de la medicina integrativa. Lo que hace es que fusiona los tratamientos médicos con otro tipo de terapias y herramientas que puedan ayudar al paciente a mejorar la calidad de vida con la nutrición, la fisioterapia, o la psicología. Abordamos la nutrición en patologías crónicas y es una nutrición muy personalizada. Es decir, para abordar un tratamiento nutricional se hacen pruebas de nutrigenética. Es muy importante, a día de hoy, ver la susceptibilidad de cada persona a distintos alimentos y dietas. Tienes que valorar aspectos emocionales, de vida y entorno también.

P. ¿Bajo qué metodología se rige?

R. Inicialmente el paciente tiene un estudio nutricional con test genéticos. También se estudia la salud gastrointestinal del paciente y un historial muy amplio, de casi una hora, donde se le pregunta por el tema de la gestión. Vamos de la mano de los pacientes desde el principio, a través del coaching.

P. Sobre todo para educarles a comer...

R. Exacto. Tiene que haber un cambio de conciencia. Cambiar hábitos no es fácil, porque están muy condicionados por nuestro estilo de vida.

P. Somos lo que comemos, y la prevalencia de muchas enfermedades va en aumento... ¿En qué medida están relacionadas?

R. Las enfermedades crónicas de nuestra sociedad: cardiovasculares, la diabetes, el cáncer... están condicionados por el estilo de vida, no solo la alimentación, el tabaco, el alcohol, el sedentarismo, etc. Se habla mucho de epigenética, es decir, podemos tener unos genes que nos condicionan pero luego tenemos factores de riesgo que nos dirán y expresarán. Si tenemos una buena alimentación y buen estilo de vida podemos hacer mucho por prevenir.

P. Hablabas de oncología, ¿cada vez hay más evidencias entre riesgo de cáncer y mala alimentación?

R. Es fundamental. Trabajo con pacientes oncológicos y tener un buen abordaje nutricional es esencial. Son pacientes con efectos secundarios y con los que hay que ir de la mano. Si la nutrición se adapta a esto tendrán mejor calidad de vida. La pérdida de peso está asociada a estos pacientes, y por tanto, si estás haciendo un seguimiento con una buena gestión será importante la ayuda. No hay que olvidar a los superviventes de cáncer, afrontan la nueva etapa con miedo, y la nutrición les ayudará de manera psicológica a sentirse más fuertes.

P. El futuro por tanto va hacia la epigenética...

R. Efectivamente. No hay una dieta para todo el mundo. Cada persona necesita un tipo de nutrición adaptada a su susceptibilidad genética y a su patología.

P. ¿Qué papel crees que debería jugar un nutricionista dentro de los equipos sanitarios ?

R. Deberíamos estar más presentes, con cada equipo médico o por planta. Cada vez se está integrando más, y estamos en el camino.

PÍLDORAS SALUDABLES...

¿Cómo comer saludable con las guardias como telón de fondo? El sector sanitario es difícil para la gestión de la nutrición debido a los turnos y horarios, pero todo parte de una buena organización, planificando previamente los tentenpiés que se van a tomar entre horas. Lo normal es tirar de la comida rápida, y en esto, la industria lo pone muy fácil. Hay que desayunar fuerte y evitar que los niveles de glucosa bajen.

¿Las etiquetes nos deben guiar? Es fundamental que aprendamos a leer etiquetas porque muchas veces no sabemos lo que estamos comiendo. Tenemos que volver a comer más natural como lo hacían nuestras abuelas. No hay que ser alarmistas pero sí tener más conciencia y leer etiquetas.

Twitter
Suplementos y Especiales