Herramientas
Secretario General de Sanidad y Consumo
|
04 feb 2018 - 08:00 h
|
<p>Prestación farmacéutica en 2017</p>

Uno de los aspectos más destacables en el ámbito de los medicamentos en el año 2017 ha sido las actuaciones sobrevenidas como consecuencia del Brexit. La Unión Europea ha anunciado que no permitirá que los ciudadanos europeos vean disminuidas sus garantías por la salida del Reino Unido y ha apelado a la solidaridad e incremento de actividad de aquellos países que tienen mayor potencial. Sin embargo, a nadie se le escapa la dificultad de gestionar el futuro próximo por la complejidad de las decisiones y por el equilibrio que debe prevalecer entre países.

La candidatura de Barcelona a sede de la Agencia Europea, aunque finalmente no haya sido la seleccionada nos ha dejado un importante aprendizaje. Hemos aprendido que la cooperación de todos los agentes, autoridades, profesionales sanitarios, industria, pacientes, universidades, los medios de comunicación y la sociedad civil es imprescindible para el éxito de los grandes proyectos. Hemos demostrado que somos competitivos frente a otros países europeos y que podemos y debemos tener mayor presencia en Europa. Que juntos acuñamos un gran potencial de innovación.

La innovación y el acceso de los pacientes a los medicamentos continúa siendo una de las prioridades de trabajo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Hay que destacar que en los últimos tres años (2015-2017) se han incorporado en la financiación 128 nuevos principios activos innovadores, de los cuales 22 son para el tratamiento de enfermedades huérfanas, los cuales se caracterizan por el elevado precio y alto impacto económico en el Sistema Sanitario Español y que nos obligan a un especial esfuerzo para conseguir acuerdos que permitan mantener la Sostenibilidad del SNS. El debate sobre la innovación es y será protagonista en múltiples foros no solo nacionales sino también europeos y globales. En estos momentos se está barajando diferentes aproximaciones en Europa conjugando la innovación, y el valor que aporta, con la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

El Plan Nacional de resistencias a los antibióticos ha avanzado de forma sustancial y se ha llegado a acuerdos concretos en el seno del Consejo Interterritorial. Profundizar en el conocimiento del consumo y resistencias a antibióticos, implantar programas de optimización del uso prudente de los antibióticos en el ámbito de la salud humana y el acuerdo de reducir la colistina en porcino en sanidad animal, son aspectos destacables en este y futuros actos. Es momento de implantar indicadores y medir resultados. En 2018 tendremos un nuevo plan que será producto del consenso entre los múltiples actores que lo componen.

Son diversas las actuaciones de refuerzo de las garantías de la cadena de suministro legal de medicamentos. Continuamos gestionando la Estrategia contra Medicamentos Falsificados 2016-2019 donde destaca el sistema de dispositivos de seguridad para cada envase de medicamento aplicable a partir del año 2019 y los aspectos relacionados con el identificador único de los envases. Estamos trabajando en todos estos aspectos en colaboración con los organismos nacionales y las Comunidades Autónomas.

La aplicación de los Reglamentos de Productos Sanitarios es un enorme reto para España con importantes repercusiones a nivel nacional, en primer lugar porque se van a reforzar las garantías de numerosos procedimientos y crear otros procedimientos nuevos, se multiplican las obligaciones de las autoridades nacionales que tienen que abordarlas, en este caso, la AEMPS como responsable de la regulación pero también de las CC.AA. En segundo lugar porque afectará de pleno al Sistema Nacional de Salud, principal usuario de los productos sanitarios, ya que a nivel nacional deberán decidirse sobre aspectos tan trascendentes.

Por otro lado, el marco normativo que rige la prestación farmacéutica del SNS ha tenido una modificación relevante en 2017. El RD 854, 2017, por el que se establece la estructura y funciones del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, en su Disposición Adicional Primera da nueva estructura a la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos y Productos Sanitarios, quedando su número de vocales ampliado en tres. Por una parte, las CC.AA elevaron su participación de dos a tres vocales con voz y voto. El nuevo Ministerio de Economía, Industria y Competitividad mantiene los dos vocales que anteriormente representaban a los Departamentos de Industria y Economía. El nuevo Ministerio de Hacienda y Función Pública aumenta su representación de uno a dos vocales. Con estos cambios se fortalece la representación autonómica en el órgano colegiado responsable de la financiación y fijación de precios de los medicamentos en el SNS, así como la del Ministerio de Hacienda y Función Pública.

El gasto farmacéutico del SNS creció moderadamente 2,8 por ciento en su componente de recetas del SNS. En cuanto al gasto hospitalario, si se efectúa una desagregación del gasto dedicado a la hepatitis C, se aprecia tendencia subyacente al alza que se debe al incremento en el consumo de medicamentos antineoplásicos y huérfanos.

Como factor principal en la evolución al alza del gasto vía receta debe citarse el aumento en el número de recetas dispensadas y facturadas 0,9 por ciento. La evolución de este parámetro se corresponde con el aumento de la edad media de la población protegida y el menor efecto modulador sobre la demanda que ejerce el modelo de copago farmacéutico que entro en vigor el 1 de julio de 2012. Los factores compensadores de ambas tendencias siguen siendo la entrada de medicamentos genéricos y biosimilares en la financiación y la importante repercusión del sistema de precios de referencia.

Un aspecto preocupante es el descenso en el volumen de mercado captado por los medicamentos genéricos dispensados a través de receta oficial del SNS. Si bien es cierto que este descenso en volumen se compensa con la evolución al alza de los envases que corresponden a medicamentos en el sistema de precios de referencia, no puede olvidarse que constituye una amenaza para los ahorros futuros por restar atractivo empresarial al sector industrial de medicamentos genéricos.

Mención especial merece el gasto en fármacos indicados en el tratamiento de la hepatitis C. Este concepto registró en 2017 cifras muy inferiores a las registradas en 2015 y 2016, pero que no debe ocultar que se finaliza 2017 con una cifra de pacientes tratados (93.550) muy elevada y, lo que es más importante, con una tasa de eficacia medida en respuesta viral sostenida superior al 95por ciento, según muestra el registro Sithepac.

El Ministerio trabaja de manera continua en la mejora de sus servicios a la sociedad, en ser más trasparente, eficiente y trabajar con calidad. Es necesario el diálogo y la colaboración con las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas y, además con los profesionales sanitarios, expertos, investigadores, sociedades científicas, universidades, colegios profesionales, asociaciones de pacientes y también con los representantes del sector, fomentando la confianza entre ellos y nuestra institución.

Twitter