Herramientas
Presidente de Fedifar
|
04 feb 2018 - 08:00 h
|
<p>Distribución farmacéutica: <br />Un ejemplo de transformación</p>

En una época convulsa desde el punto de vista político, es conveniente y saludable destacar el esfuerzo que han realizado, en los últimos años, la mayoría de las empresas de este país por salir adelante en un escenario de condiciones económicas adversas e inestabilidad; por subirse al tren de la innovación y no apearse en una parada que las dejase fuera del necesario desarrollo tecnológico; por tratar de generar empleo o, al menos, luchar para que no se destruyese; por apostar decididamente para que el motor económico del país no gripase... Y dentro del conglomerado empresarial español, las empresas de distribución farmacéutica de gama completa, cuya patronal Fedifar tengo el honor de presidir, han sido un claro ejemplo de esta actitud.

Para hacernos una idea de dónde estamos actualmente, debemos recordar de dónde venimos. En 2007, nuestro país era un ejemplo para toda Europa, teníamos una tarjeta de visita inmejorable: liderábamos el crecimiento económico entre los países avanzados, con un aumento del PIB del 3,8 por ciento frente al 2,7 por ciento de la zona euro; éramos, en palabras del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, “la Champions League de las economías mundiales”; presentábamos un superávit público del 2 por ciento del PIB... Todo parecía funcionar.

Sin embargo, con la llegada de 2008 se inició un periodo de recesión que se prolongó hasta más allá de 2013. Fueron años en los que los distribuidores farmacéuticos sufrimos, con excesiva frecuencia, a golpe de recortes vía Real Decreto, los duros efectos de una crisis económica que colocó a nuestras empresas en serias dificultades. Una situación que, lejos de desmoralizarnos, afrontamos desde la responsabilidad y compromiso con la sociedad, mejorando los servicios que prestamos, conscientes del importante papel que desempeñamos dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS). Recordar brevemente que somos los garantes del suministro a todas las oficinas de farmacia, en condiciones de calidad, seguridad y equidad, de los medicamentos y productos sanitarios que necesitan los ciudadanos en nuestro país.

No comparto totalmente esa frase atribuida a Albert Einstein que dice que “la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos”, pero es cierto que durante este último periodo de tiempo complicado, los mayoristas farmacéuticos hemos sabido adaptarnos, creando empresas más eficientes; mejorando nuestra ya de por sí excelente capacidad logística; haciendo de los almacenes unas estructuras con un alto nivel de cualificación, robotización y servicios; explorando, al mismo tiempo, diferentes vías para racionalizar nuestra actividad a través de economías de escala que han derivado en empresas más fuertes y sólidas... Cambios muy importantes en un sector que, pese a esta evolución, ha mantenido su apuesta por un modelo de distribución basado en la proximidad a la farmacia

Y de esta forma hemos llegado a día de hoy, dejando atrás un año que podríamos calificar de recuperación, propiciada en gran medida por la ausencia de vaivenes normativos, lo que ha creado el necesario contexto de estabilidad que necesita toda empresa para planificar su futuro. Ha sido un año del que, como presidente de Fedifar, destacaría el 58º Encuentro Anual que la patronal europea de la distribución farmacéutica (GIRP) celebró en España, evento que reunió en Madrid a cerca de 300 altos representantes de la distribución farmacéutica europea y del sector de la salud, en el que se abordaron los nuevos desafíos que se nos plantean en el área de la Sanidad. Realmente fue un privilegio poder ejercer de anfitriones del evento más importante que celebra el sector de la distribución farmacéutica europea.

Ha sido un año en el que desde Fedifar se ha seguido transmitiendo a las autoridades sanitarias y a las diferentes formaciones políticas la importancia para el SNS de contar con un modelo de distribución farmacéutica y unos mayoristas como los que tenemos; en el que se han ido asentando las nuevas estructuras empresariales que se han originado en el sector; en el que hemos seguido trabajando para plantear alternativas viables que compatibilicen las herramientas que utilizan los gestores sanitarios respecto a los medicamentos de alto impacto presupuestario y su dispensación en oficinas de farmacia, mucho más conveniente para el paciente que la dispensación en hospitales; en el que hemos avanzado en la implantación del Sistema Español de Verificación de Medicamentos (Sevem) para reforzar aún más la barreras que impiden la entrada de medicamentos falsificados en el canal legal de distribución...

Todos estos asuntos tendrán continuidad en 2018 y servirán para que las empresas de distribución farmacéutica sigan avanzando en sus procesos de transformación de cara a mejorar la oferta de servicios que presta a laboratorios, farmacias y administraciones; para configurar un sector más fuerte; para seguir siendo un agente clave para la sostenibilidad del sistema sanitario; para garantizar la seguridad y calidad de los medicamentos que llegan a los ciudadanos...

Se trata de retos interesantes que encararemos los mayoristas farmacéuticos en un año en el que, en el mes de febrero, celebraremos una nueva edición del Foro de la Distribución, que este año abordará un tema de gran relevancia y preocupación para las autoridades, los agentes que integramos la comunidad del medicamento y los ciudadanos: los problemas de abastecimiento de medicamentos. Estoy convencido que será un foro del que todos podremos extraer conclusiones interesantes.

“La farmacia afronta una serie de retos para seguir siendo un agente clave en la sostenibilidad del sistema sanitario”

Twitter